Empate técnico en Guijuelo

El duelo Estévez - De la Barrera se salda con reparto de puntos en un choque donde el Guijuelo tuvo más la pelota y donde no hubo el ritmo deseado por los locales. El Valladolid B supo cómo desactivar a los 'verdes' en varias fases del partido.

FICHA DEL PARTIDO

 

1 CD GUIJUELO: Garabato; Moreno, Yeray, Juli Ferrer, Granados (m. 79 Raúl); Valero, Moreno, Razvan, Carlos Rubén; Chuchi y Nierga.

 

1 REAL VALLADOLID B: Julio; Juanjo (m. 76 Mario), Brian, Ramiro, Iván; Dani Espinar, Ángel, Ayub (m. 68 Anuar), Toni; Navas (m. 70 Dani Vega) y Jorge Hernández.

 

GOLES: 0 - 1 minuto 38, Toni. 1 - 1 minuto 64, Valero.

 

ÁRBITRO: Hernández Maeso (colegio extremeño). Amonestó a Yeray (m. 38), Valero (m. 65) y razvan (m. 943)por parte del CD Guijuelo y a Ayub (m. 16) y Ángel (m. 90) por parte del Real Valladolid B.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 11 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Real Valladolid B en El Municipal ante más de 600 espectadores. Rubén de la Barrera, técnico rival, volvió a la que fue su casa el año pasado donde hizo historia con el Guijuelo.

El partido más esperado de la temporada no tuvo vencedores ni vencidos; el fútbol en todas sus vertientes, (mucho respeto incluido) se dio cita en El Municipal de Guijuelo con el fin de ver a dos de los mejores equipos de la categoría, con modelos de juego parecidos pero con mucho respeto y conocimiento entre ambos. Es más, quizá por eso se vio menos fútbol, pero sí mucha intensidad.

 

Y eso se notó en un partido que quizá el Guijuelo ganó a los puntos pero que se decidió por aspectos tácticos a la hora de desactivar al rival.

 

De hecho, en muchas fases del partido, De la Barrera supo como frenar al Guijuelo y en el último tramo del partido el choque tuvo muy poco ritmo (con un árbitro muy permisivo), algo que perjudicaba al equipo local. Quizá hubo menos brillo del esperado pero sí mucho fútbol en el campo.

 

Fernando Estévez salió de inicio con lo esperado tras las molestias de algunos jugadores como Gonzalo y Raúl Ruiz, ubicando de nuevo a Yeray en el centro de la zaga junto a Juli Ferrer y dando entrada a Razvan como extremo zurdo, desplazando a Carlos Rubén a la derecha, con Chuchi y Nierga arriba. Llamó quizá la atención que tanto Garban como Carreño se quedaron fuera de la lista.

 

Se esperaba un buen espectáculo con el fútbol como protagonista y desde el inicio ambos equipos demostraron que se conocían a la perfección. De hecho, la presión en la salida de la pelota era la nota predominante por parte de ambos equipos, alternando la posesión en varios tramos del choque. Había mucho respeto en el campo, que se intentaba romper con acciones por banda y triangulaciones en busca de la sorpresa.

 

La primera ocasión del Guijuelo llegó en un saque de esquina de Chuchi que Juli Ferrer remató pero el cabezazo se estrelló en un compañero, cuando llevaba marchamo de gol; así el Guijuelo daba más sensación de superioridad en el terreno de juego. De hecho, con el paso de los minutos, el equipo de Estévez ganaba presencia y metía más en su campo al equipo de Rubén de la Barrera.

 

El Valladolid necesitaba la presencia de Jorge Hernández en el terreno de juego, pero el Guijuelo sabía anularle y apenas estaba apareciendo, pero cuando lo hacía, el fútbol del equipo pucelano era otra cosa. No en vano, los vallisoletanos no sufrían atrás y estaban esperando su oportunidad, ya que el desgaste del partido con el balón corría a cargo de los de Estévez, que poco a poco perdieron fuelle en ese ímpetu y sobre el campo en un dominio que no se tradujo en ocasiones.

 

Javi Moreno realizó una labor impagable en el centro del campo (como todos los días) para dar un equilibrio imprescindible al equipo, que no pudo transformar en ocasiones su dominio de la pelota, en una primera mitad con mucho peligro para los salmantinos, que no terminaban de cogerle el punto al partido y se les podía volver en contra. Y, entonces, pasó lo que ocurre en estas ocasiones; el equipo dirigido por Rubén de la Barrera 'pilló' en una contra al Guijuelo (grave error) dejando solo a Toni, y el '9' pucelano batió con solvencia a Garabato, poniendo el 0 - 1 en el 38, dominando la pelota hasta el final de la primera mitad.

 

GOL PERO MENOS RITMO

 

En la reanudación, el dominio de la pelota estuvo más repartido que en el inicio de la primera y el Guijuelo salió más agresivo. Tal es así que en el 50, los de Estévez tuvieron la mejor ocasión con una buena combinación entre Razvan y Chuchi que Carlos Rubén no acertó a rematar de una manera certera.

 

Saludo entre Estévez y De la Barrera antes del inicio del partido (Foto: N.S.Z.)

 

El partido había perdido un poco de ritmo, algo que no beneficiaba en absoluto a un Guijuelo que necesitaba continuidad en las acciones. Pasaban los minutos y de nuevo el equipo de Rubén de la Barrera le cedió la bola a un equipo salmantino que buscaba con insistencia el área rival.

 

Y la encontró en el 64 con una buena acción de Nierga que aguantó la pelota para darse la vuelta y cederle la pelota a Valero, que llegaba desde atrás para batir con calidad a Julio. El gol llegó en el momento oportuno con un público muy 'caliente' con el árbitro por su permisividad en las acciones de contacto con el equipo pucelano, lo que metió al Guijuelo más en el partido.

 

No en vano, en el 73, el filial blanquivioleta tuvo una ocasión de oro en las botas de Dani Vega pero Garabato salvó los muebles en una parada de mérito. El partido se había roto y carecía de ritmo, ayudado además por un árbitro que no castigaba las acciones en forma de falta de los visitantes.

 

En el 79, Estévez movió ficha dando entrada a Raúl por Granados para buscar un poco más de velocidad por el costado derecho, en un duelo loco que ya podía decantarse para cualquiera.

 

No en vano, en un final de partido muy trabado, ninguno de los dos equipos pudo con el otro, con el choque roto, aunque fue el Guijuelo el que más lo intentó al final, pero quizá le faltaron fuerzas o claridad de ideas.

 

Victoria por puntos pero el fútbol decidió que fuera un empate en un duelo técnico para los amantes de este deporte, un empate a los puntos.

 

P.D: Una bronca al final del partido deslució un choque demasiado agresivo en varias fases del partido y que al árbitro se le escapó desde el primer momento, siendo demasiado permisivo.

(Foto: N. S. Z.)
Ver album