Empate a nada en Zorrilla (0-0)

El Real Valladolid firmó una igualada sin goles ante el Betis en un partido con ocasiones pero sin ritmo, si bien el choque estuvo emocionante por la situación clasificatoria de ambos equipos.

FICHA TÉCNICA:


RESULTADO:

 

VALLADOLID, 0 - BETIS, 0.

 

ALINEACIONES:

 

VALLADOLID: Mariño; Rukavina, Valiente, Rueda, Peña; Álvaro Rubio, Rossi (Valdet Rama, min.93); Larsson (Manucho, min.82), Víctor Pérez, Omar (Óscar, min.73); Guerra.

 

BETIS: Sara; Chica, Paulao, Amaya, Dídac; Lolo, Matilla (Salva Sevilla, min.59); Verdú (Nono, min.74), Rubén Castro (Chuli, min.87), Juan Carlos; Jorge Molina.

 

ÁRBITRO: Velasco Carballo (C. Madrid). Amonestó a Álvaro Rubio (min.44) por parte de Valladolid.

 

ESTADIO: José Zorrilla. 14.178 espectadores.

El Pucela dejó escapar este sábado la posibilidad de alejarse de los puestos de descenso tras empatar sin goles ante el Betis, en un choque en el que el reparto de puntos fue lo más justo visto lo visto sobre el césped de Zorrilla. Ni verdiblancos ni vallisoletanos supieron aprovechar sus ocasiones, que las hubo, y ambos pueden terminar la jornada en posición de descenso.

 

La primera parte fue un quiero y no puedo. Conscientes de que el que cometiera el fallo de encajar el primero lo acabaría pagando, se dedicaron a controlar en defensa y el choque se convirtió en un correcalles de dominio alterno. Hubo que esperar hasta el minuto 20 para que Jorge Molina despertara a la grada con un disparo que atajó prodigiosamente Mariño.

 

Fue entonces cuando ambos estiraron líneas mínimamente y se pudo ver algo de juego en el frío césped de Zorrilla, algo encharcado. Guerra se peleaba con los centrales, Larsson corría como una liebre –sin mucho resultado- y Mariño seguía con buenas intervenciones que salvaron al Pucela en más de una ocasión.

 

Mientras, el Betis abusaba del patadón, pero contaba con algunas ocasiones a balón parado por medio de Verdú, como una falta que iba directa a la escuadra y que, cómo no, despejó con acierto el cancerbero blanquivioleta. Así se llegó al descanso, con más nervios que goles.

 

En el segundo round los blanquivioletas se lanzaron más a por los tres puntos, sobra decir que sin acierto. Sí consiguieron que Sara se convirtiera en el mejor jugador del Betis, con un Javi Guerra que acabó desesperado y el resto de un ataque que esta vez no cumplió su función.

 

El ritmo fue decayendo poco a poco con el paso de los minutos, sabiendo Valladolid y Betis que un punto era mejor que nada. Córners, faltas lejanas, carrusel de cambios… Nada alteró el resultado inicial. Ni siquiera las contras béticas o un centro de Peña mediada la segunda parte que terminó por envenenarse y salvó Sara prodigiosamente cuando el público ya gritaba gol.

 

Entre los múltiples cambios apareció el renqueante Óscar que, si bien le dio un aire distinto al Valladolid, no pudo hacer más por evitar el apretado 0-0 con el que se llegó a un final emocionante pero estéril. Ahora solo queda esperar al compromiso del próximo viernes en Granada, donde quizá se salga a jugar en descenso, en función de lo que hagan Rayo y Osasuna, a tres y un punto, respectivamente.