Emoción y abrazos para demostrar que no es el Día de la Mujer en Valladolid, sino una forma de pensar

Alicia Puleo leyó el manifiesto del Día de la Mujer en el Ayuntamiento de Valladolid. JORGE IGLESIAS
Ver album

El Ayuntamiento ha acogido este martes los actos institucionales de la jornada dedicada a todas las mujeres, donde la profesora de Filosofía Moral, Alicia Puleo, leyó el manifiesto.

Es su día, aunque en realidad deberían serlo todos los que completan un año. Una simple excusa para gritar a los cuatro vientos que están aquí, que tienen los mismos derechos que los hombres, y que la sociedad debe demostrar al mismo tiempo que ha avanzado lo suficiente para ser consciente de ello. Valladolid hizo este martes una reverencia a las mujeres en la celebración del Día Internacional, una muestra pública que no debe quedarse solo en el acto que tuvo lugar en el Ayuntamiento, sino que debe empapar el día a día ciudadano.

 

Y de qué manera se hizo. Los cinco grupos municipales del Consistorio, además del concejal no adscrito, leyeron una declaración institucional conjunta, realizada en los últimos días mano a mano entre todos los portavoces, que completó el manifiesto que en esta edición escribió y leyó Alicia Puleo, profesora titular de Filosofía Moral y miembro de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid. Tan solo un paso más en una lucha diaria.

 

“Para alcanzar la igualdad sustitutiva no solo es necesario que hagamos más, sino que lo hagamos mejor”, pronunciaron en el escrito del Ayuntamiento. “El 8 de marzo no es solo una conmemoración más del calendario, sino uno de los medios instituidos internacionalmente hacia un mundo más justo”, comenzó Puleo. Dos frases bien distintas, pero como un mismo mensaje; hombres y mujeres tienen un camino común.

 

Y es que la profesora de la UVa hizo un auténtico canto alegórico en su discurso, de esos que tocan el corazón y que hacen pensar. Una demostración intelectual en toda regla, vamos. “A menudo, a nivel internacional ha sorprendido el elevado número de mujeres implicadas en tareas de cuidado de la naturaleza”, siguió la titular, haciendo ver que ese papel debe romperlo la propia sociedad, a la búsqueda de demostrar una evolución.

 

Desde el propio Ayuntamiento, más allá de la declaración institucional, se ha querido demostrar en las últimas jornadas que este Día de la Mujer no es solo eso, un día, sino un pensamiento. Son muchos los actos, actividades y exposiciones programadas estos días en toda la ciudad, empezando por la manifestación que partirá este martes de Fuente Dorada a las ocho de la tarde, los que podrán verse. Quién lo diría hace pocos meses, con un alcalde al que se tildaba de machista hace no tanto tiempo.

 

El acto sirvió también para entregar a los ganadores sus galardones por varios méritos englobados en el V Plan de Igualdad promovido por el Ayuntamiento de Valladolid. Limpiezas Frem se embolsó el Premio Empresa Sensible a la Igualdad de Oportunidad por “el aumento progresivo de la contratación de mujeres en puesto de trabajo estable”, mientras que Pilar Callejas, Carolina Cuadrado y Pamela Fernández se llevaron, respectivamente, el mejor cuento dirigido a público infantil, al juvenil y a la población adulta en el concurso organizado para la ocasión.

 

¿Habrá aprendido algo Valladolid en esta jornada? Por desgracia, no hay manera palpable de comprobarlo. A fin de cuentas todo esto no debe quedarse en un día que se celebra año tras año, sino que debe ser una manera de pensar y actuar en el día a día.

Noticias relacionadas