Emoción, intensidad y amago de remontada en el duelo entre el Celta y el Valladolid en la liga indoor de veteranos

TRIBUNA

El Valladolid pasó por encima de los vigueses en la primera mitad, llegando al descanso con 0-4 en el marcador, pero en la reanudación el Celta estuvo a punto de remontar para terminar 5-5.

Celta de Vigo: Adrián; Jorge Otero, Bajcetic, Jacobo Campos, Fidalgo. También jugaron Fran Caínzos, Isaac, Quique, Solla y Manel.

 

Real Valladolid: Falagán; Isailovic, Pereira, Javi Torres, Juanín. También jugaron: Óscar, José Cantero, Alberto, Diego López, Chuchi Macón.

 

Tarjetas: Amarillas a Caínzos, Javi Torres, Pereira, Chuchi Macón y Alberto.

 

Goles: 0-1 Pereira (min.5), 0-2 Diego López (min.9), 0-3 Diego López (min.11), 0-4 Diego López (min.25), 1-4 Jacobo campos (min.38), 2-4 Bajcetic (min.45), 3-4 Fran Caínzos (min.46), 4-4 Quique (min.51), 5-4 Otero (min.56), 5-5 Pereira (min.58).

 

Pabellón: Pabellón de Deportes de Santa María de Muxa - A Campiña.

Celta de Vigo y Real Valladolid se repartieron los puntos en el partido que significó su reencuentro tras la final que ambos equipos disputaron la temporada pasada en la Liga Fertiberia, y que supuso la conquista del título para los celestes. Lugo fue el escenario en el que los dos conjuntos derrocharon intensidad, repartiéndose las ocasiones y el juego entre la primera mitad, que fue netamente blanquivioleta, y la segunda, con mayor dominio local. El Celta pasó de ir perdiendo 0-4 a ponerse 5-4 por delante en el marcador, para al final cerrar el duelo de la tercera jornada de la Liga Fertiberia 2014 de Fútbol Indoor con empate a cinco goles.

 

El Real Valladolid llegaba a Lugo herido tras su tropiezo de la jornada anterior contra el FC Porto, por lo que no podía permitirse otro error. Además, jugar contra el rival que le arrebató el título de campeón de la Liga Fetiberia el año pasado parecía darles un plus de motivación añadida a los vallisoletanos, tal y como quedó de manifiesto desde el primer minuto de juego. Los blanquivioletas salieron enchufados y pronto comenzaron a generar ocasiones. Al otro lado de la pista, el Celta de Vigo se mostraba nervioso y dubitativo, quizás debido a la falta de rodaje y a que se trataba de su primer partido de la temporada.

 

A los vigueses les costaba generar ocasiones. De hecho apenas tiraron a puerta durante gran parte del primer tiempo y les costaba meterse en el partido ante un Valladolid que no tardó en despegar en el marcador, especialmente gracias a la figura de Diego López, que con un hat-trick en los primeros 30 minutos consiguió que su equipo se marchara al descanso con una renta de cuatro goles frente a los vigueses.

 

En la reanudación las tornas se invirtieron. El Celta de Vigo pareció reaccionar, consciente de que se le estaba escapando el partido. Los celestes apretaron el acelerador, dejando de lado las especulaciones, y se lanzaron en tromba hacia la meta blanquivioleta para recortar distancias. A medida que iban pasando los minutos el Celta se acercaba más en el marcador hasta llegar a empatar el encuentro a 7 minutos del final.

 

El 4-4 dio alas a los vigueses, mientras que el Valladolid veía cómo se le iba escapando un partido que tenía en su mano. Mucho más aún cuando Otero hacía el 5-4 a falta de cuatro minutos para el final. El Celta había llevado a cabo en la segunda parte una remontada que parecía imposible, aunque se quedó sin poder materializarla, ya que Pereira estableció el definitivo 5-5 con el que se cerró un partido muy intenso e igualado.