Elvira Lindo cuenta sus 'Noches sin dormir' en la "cutre" Nueva York

La escritora Elvira Lindo combina el género de diario junto con la fotografía en su nuevo libro 'Noches sin dormir' (Seix Barral), un paseo por una Nueva York en invierno antes de la decisión de la autora de abandonar la ciudad, "cutre y estropeada".

   "Cutre es el adjetivo que define la ciudad claramente y que solo te das cuenta cuando vives allí. Cuando vas como turista reconoces tanto aquellas cosas que ya has visto, que Nueva York resulta embaucadora, es una música que reconoces y te genera cierto entusiasmo", ha señalado Lindo en rueda de prensa.

 

Así, ha enumerado los "palos en las ruedas" que supone la vida diaria en esta ciudad estadounidense. "En el día a día te das cuenta de que algo no funciona bien, es una vida dura, las diferencias entre los ricos y pobres han llegado a extremos insoportables y todo está más viejo que nuevo", ha señalado, tras bromear con que las películas de Woody Allen le parecen "suaves y de una ciudad idealizada". 

 

'Noches sin dormir' está acompañada con una serie de fotografías de la autora, quien ha asegurado haber acumulado más de 2.000 en los últimos años. "No son profesionales, sino como aquellas fotografías de barrio de la gente. Quería que tuviera el sabor de las imágenes que sacas para recordar, donde no hace falta pericia sino mostrar como me sentía", ha añadido.

 

Lindo ha explicado que las fotos, que muestran escenas cotidianas de la ciudad de Nueva York y sus ciudadanos, fueron "tomadas con disimulo" en muchas ocasiones y no le causó problemas, salvo una vez con un hombre vestido de Elvis Presley. "Me llamó de todo e incluso quería pegarme...está relacionado con esos personajes agresivos que se ganan la vida en Times Square", ha recordado.

 

En cualquier caso, ha definido esta obra como un diario con "una visión muy neoyorquina" que le ha servido como "una especie de contrato con uno mismo". "Quería dejar por escrito la decisión de abandonar esta vida y así me comprometía a cumplirlo", ha asegurado.

 

AMOR POR ESPAÑA

 

Lindo ha señalado que se ha sentido como otros españoles que "aman su país cuando están fuera". "Los españoles tenemos muchos problemas en nuestra relación con el país, pero cuando estás fuera ves un clima más difícil, una vida menos sociable y en definitiva unos países menos hedonistas", ha indicado.

 

Preguntado sobre si su regreso a España tambiém ha tenido que ver con el hecho de que su marido, Antonio Muñoz Molina, no haya afianzado amistades en su entorno laboral, ha admitido una ligera responsabilidad. "El ámbito de las universidades americanas no es el más cálido, pero es que además la NYU es una de las más competitivas", ha destacado.

 

Tras estos once años, entiende que a su regreso a España --que ha visitado con alternancia en este periodo-- la crisis ha hecho "perder el sentido del humor" a los españoles. "Antes se podía ser más desmesurada, pero ahora todo se juzga moralmente. Se sospecha que el compromiso requiere un tono grave y eso lo hemos ido asumiendo todos", ha indicado.

 

DEFENSA DE 'MANOLITO GAFOTAS'

 

Lindo ha admitido sentir "una especie de fobia" respecto a la ficción y desconoce si volverá a abordar este género. "Me he hecho muy popular con cosas que he escrito pero que yo nunca busqué. Tengo una especie de déficit de defensas para ser juzgada y me cuesta superar el momento de exposición de algo que he escrito", ha aseverado.

 

En este sentido, ha recordado su éxito con 'Manolito Gafotas', obra que ha defendido. "Alucino a veces con la gente que se pone a explicar el nacimiento de 'Manolito', parecía que era una especie de negra para que a Jesús de Polanco le sonase la caja registradora, cuando la verdad es que todo fue azaroso", ha concluido.