El Zamora CF decide si abandona hoy 'su' campo del Ruta de la Plata

La directiva plantea a los socios del Zamora CF decidir si siguen jugando o no en el estadio que la ciudad construyó para el club. Su mantenimiento ahoga al club, que lleva dos años barruntando abandonarlo en medio de una tensa relacción con las instituciones.

El Zamora CF vuelve a poner este lunes sobre la mesa la posibilidad de dejar el Ruta de la Plata, un estadio municipal construido en su día expresamente para el club de fútbol de la ciudad y que ahora es una importante carga económica para las arcas rojiblancas, exhaustas en un contexto en el que sólo el fútbol profesional puede sobrevivir salvo que medie una gestión impecable que no ha sido el fuerte del Zamora CF. La directiva consultará este lunes en la asamblea ordinaria a los socios si quieren seguir jugando en 'su' estadio o no, en cuyo caso tendría que buscar un nuevo campo.

 

El motivo de esta radical decisión es económico, pero también encierra la reivindicación de un mejor trato hacia el club por parte de las instituciones. De lo primero decir que el uso del estadio le cuesta unos 100.000 euros anuales a las arcas rojiblancas entre cuidados materiales y personal necesario, y que es de largo la cantidad más inasumible de su actual presupuesto. En los últimos años se han adelgazado todas las partidas y esta ha quedado como la de mayor cuantía (la plantilla del primer equipo no cuesta este año ni la mitad) a pesar de los intentos por rebajarla.

 

Inaugurado en 2002 con casi 8.000 espectadores, fue el 'detalle' de la ciudad para su equipo de fútbol, ya que es de titularidad municipal pero fue construido expresamente para el Zamora CF, que entonces jugaba en La Vaguada. A finales de 2014 la actual directiva puso por primera vez sobre la mesa el problema del coste de jugar en el estadio Ruta de la Plata y la posibilidad de renunciar a su uso. Entonces se confirmó que el club no puede asumir los 100.000 euros de coste material y personal para mantener el estadio y los dos campos anexos, de titularidad municipal. "Que nos diga el Ayuntamiento donde tenemos que jugar", llegó a decir el presidente, Segismundo Ferrero.

 

En aquella asamblea hubo quejas de la directiva por el trato de las instituciones, algo que subyace de nuevo en esta segunda consulta para seguir o no en el Ruta de la Plata. El club lamenta no recibir más apoyos económico, pero tal y como están las cosas no es posible. El equipo está en Tercera División y las ayudas se otorgan por trabajo de cantera y categoría del primer equipo; otros conjuntos de la ciudad como el MMT Seguros Balonmano Zamora o el Zamarat están más arriba. En el reparto del año pasado, y en el de este año, el Zamora CF tendrá menos apoyo económico.

 

Eso afecta también al estado de sus cuentas, con una deuda cercana a los 300.000 euros que es muy difícil de amortizar. El nivel de ingresos ya era reducido en Segunda B, y más en Tercera, con los abonos más baratos este año. El club ha llegado a los mil socios, el objetivo que se había marcado, aunque ha llegado a tener más del doble.