El VRAC se lleva el partido contra el Gernika gracias a una meritoria segunda parte

El VRAC se fue al descanso 13 puntos abajo y sin anotar, pero en el segundo tiempo consiguió dos ensayos transformados y un castigo que le permitieron sumar los cuatro primeros puntos del curso.

(13) Gernika RT: Nicolás Jurado, Eder Martínez, Jon Mikel Aboitiz, Eneko Zabala, Iñaki Ortiz, Justin Friedrich, Jon Magunazelaya, Mateo Bast, Iker Olaeta, Jorge Domínguez, Xabier Etxaniz, Andrew King, Federico Pichler, Joaquín Palisa y Aitzol Martitegi, 

 

(17) VRAC: Pita Anae Ah Sue, Pablo Miejimolle, Alberto Blanco, Kalo Gavidi, Ramón Valentín-Gamazo, Jose Basso, Álvaro Abril, Nathan Paila, Pablo Gil, Steven Alfeld, Pedro de la Lastra, Gareth Griffiths, Alex G. Müller, Guillermo Mateu y Fede Castiglioni

También jugaron: Iván Espeso, Pablo César Gutiérrez y Santiago Ovejero

 

Puntos: 3-0, min. 18: Transformación de castigo de Jorge Domínguez; 10-0, min. 28: Ensayo de Mateo Bast y transformación de Federico Pichler; 13-0, min. 40: Transformación de castigo de Federico Pichler; DESCANSO; 13-7, min. 47: Ensayo de Nathan Paila y transformación de Gareth Griffiths; 13-14, min. 74: Ensayo de Nathan Paila y transformación de Gareth Griffiths; 13-17, min. 80: Transformación de castigo de Gareth Griffiths

 

Árbitro: Luis García-Mon . Amonestó a Olaeta, Ramón Valentín-Gamazo y expulsó a Pablo César Gutiérrez y Eneko Zabala

Costó y mucho, pero el VRAC consiguió en Urbieta estrenar la temporada oficial 2016/2017 con victoria. Gernika dominó el marcador los primeros 40 minutos y el Quesos durante los segundos. De hecho, todos los puntos de la primera mitad fueron locales y los de la segunda, visitantes. Acabar mejor tuvo premio para los vallisoletanos.

 

La primera parte fue de dominio gernikarra...en el marcador. El VRAC tuvo múltiples ocasiones para puntuar, pero fue incapaz de definir en los últimos metros. Llegó a encerrar a Gernika dentro de su veintidós con varias estáticas consecutivas en las que el Quesos no estuvo certero. Los basurdes, en cambio, aprovecharon las suyas desde el comienzo del encuentro. Y eso que los compases iniciales fueron igualados. La lata tardó en abrirse, no obstante, y los primeros puntos de la temporada en Urbieta se los adjudicó Jorge Domínguez con una transformación de castigo en el minuto 18 que daba ventaja de tres puntos al Bizkaia Gernika. 

 

Lejos de responder de inmediato, el VRAC dudó y Gernika lo aprovechó, espoleado por su afición, deseosa de conseguir una victoria tiempo después frente al Quesos. El primer ensayo fue de Mateo Bast poco antes de cumplirse la primera media hora de juego y encontró en el pie de Federico Pichler un perfecto aliado para endosar un parcial de 10-0 que obligaría al Entrepinares a reaccionar. Los de Merino consiguieron rondar la zona de marca local de forma constante durante varios minutos, pero Gernika achicó antes del descanso ampliaría la diferencia con una nueva patada entre palos también pasada por Pichler.

 

Remontar los 13 puntos de desventaja en el intermedio era un reto para el Quesos, que se encontró con otro factor en contra que no pillaba de sorpresa: la lluvia. Contra todos los elementos y un meritorio y trabajado Gernika, el VRAC mejoró su versión y se acercó en el marcador gracias al ensayo del debutante Nathan Paila. No falló Gareth Griffiths la transformación que dejaba a seis puntos al Quesos y que esperanzaba una victoria en Urbieta. Sin embargo, los minutos pasaron sin puntos pese a los esfuerzos queseros, que no se vieron recompensados. A diez del final, una acción dejó fuera del partido a Pablo César Gutiérrez y Zabala, expulsados con roja directa por García-Mon.

 

Con todo por decidir, el VRAC supo como en sus mejores tiempos controlar los nervios y no ansiarse por la velocidad del reloj, que corría en su contra. A seis del final, Nathan Paila repitió como ensayador y la transformación, muy difícil, fue pasada por Gareth Griffiths. El Quesos resistió hasta el pitido final y sumó otros tres puntos por medio de un acertadísimo Griffiths. Los cuatro primeros puntos se subieron al autobús con destino Valladolid.