Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El VRAC luce juego y cantera frente a un combativo Ordizia

El VRAC, en un partido anterior

Victoria sin paliativos de un Quesos que al descanso aseguraba el bonus y que terminó con nueve canteranos sobre el césped. Ordizia empezó con fuerzas pero se derrumbó ante la superioridad del equipo de Merino con el paso de los minutos.

Pese a lo abultado del resultado final, Ordizia no viajó a Pepe Rojo de visita. Quizá por lo vivido en pretemporada, por los cortos resultados en las dos primeras jornadas o simplemente por el plausible espíritu competitivo, los de Wade Kelly salieron a por todas. En cierta medida sorprendieron al VRAC, que prefirió tantear al rival e ir entrando en el partido con el paso de los minutos.

 

Las disputas con y sin balón ponían de manifiesto que, frente a frente, estaban dos equipos potentes de la División de Honor que iban a luchar por hacerse con el triunfo para crecer en la clasificación y presentar su candidatura a acabar en los puestos altos de la misma. El Quesos no brillaba en touch en los primeros compases y los errores penalizaron a los de Merino, que vieron como Oier Goia refrendaba las buenas sensaciones de Ordizia con un ensayo transformado.

 

Pero el Entrepinares se puso el mono de trabajo sin más dilación y restableció la normalidad tres minutos después gracias a una buena jugada culminada por Álvaro Abril y ratificada con el pie por Gareth Griffiths, que ponía las tablas. El VRAC se crecía y Jakobus Horn, con asistencia de Álex Müller, hacía el segundo ante la algarabía de un Pepe Rojo con una gran asistencia y gradas pobladas de aficionados queseros.

 

Los visitantes se veían incapaces de reaccionar y solo se mantenían en el encuentro mediante las patadas a seguir de Valentín Cruz, que intentaban poner en complicaciones a los vallisoletanos. El VRAC, no obstante, seguía a lo suyo, y tenía tiempo para alcanzar el bonus ofensivo antes de llegar al descanso con dos marcas más bajo palos, obra de Daniel Sthör y Guillermo Mateu.

 

La segunda mitad fue, por méritos propios, mucho más plácida para el Quesos. El equipo no decayó en nivel pese a tener gran parte de los deberes hechos. La insistencia local tuvo premio con un ensayo de castigo con Ordizia sufriendo debido a la inferioridad numérica tras la amarilla mostrada a Unai Lasa.

 

Los del Goyerri seguían intentando limar diferencias y a punto estaba de conseguirlo Eneko Salinas, pero el jugador fallaba incomprensiblemente tras escapársele el oval después de una buena patada. De posible ensayo vasco a contraataque de libro del Entrepinares y marca del debutante, y como titular, Álvaro Sagarra, que hacía la penúltima de los queseros antes de que Fede Castiglioni cerrara definitivamente el marcador con nueve canteranos sobre el césped y un juego y sensaciones que llegan mucho antes de lo esperado.