El VRAC empuja, pero no consigue hacer ceder al Timisoara (18-36)

TRIBUNA

Los de Diego Merino se estrenaron en competición europea con una derrota ante el complicado Timisoara, si bien el VRAC no se rindió en ningún momento. 

Ficha técnica:

 

18 - VRAC: Pablo César Gutiérrez, Pablo Miejimolle, Scott Manson, Manu Mora, Ignacio Molina, Troy Mangan, Berny Hall, Kalo Gavidi, Pablo Gil, Gareth Griffiths, Rodrigo López, Nuno Penha e Costa, Alex Gutiérrez Müller, Guillermo Mateu y Fede Castiglioni

 

También jugaron: Alberto Blanco, Stephen Barnes, Iván Espeso, Alberto Pastor, Manuel Sevillano, Pedro de la Lastra, Mateo Agudo y Stefano Tucconi

 

36 - Timisoara Saracens: Gigi Militaru, Eugen Capatina, Alexandru Tarus, Valentin Poparlan, Marian Drenceanu, Daniel Lanus, Vasile Rus, Stelian Burcea, Valentin Calafeteanu, Jody Rose, Stephen Shennan, Paula Kinikinilau, Brian Sefanaia, Madalin Lemnaru y Gabriel Conache

 

Parciales: 0-7, min. 10: Ensayo de Stelian Burcea y transformación de Calafeteanu; 0-10, min. 26: Transformación de castigo de Valentin Calafeteanu; 0-15, min. 32: Ensayo de Stephen Shennan; 7-15, min. 39: Ensayo de Manu Mora y transformación de Gareth Griffiths; 10-15, min. 43: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 10-18, min. 52: Transformación de castigo de Calafeteanu; 10-23, min. 54: Ensayo de Stelian Burcea; 13-23 min. 57: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 13-26, min. 61: Transformación de castigo de Calafeteanu; 13-33, min. 67: Ensayo de Vasile Rus y transformación de Calafeteanu; 13-36, min. 74: Transformación de castigo de Calafeteanu; 18-36, min. 80: Ensayo de Rodrigo López

 

Árbitro: Elia Rizzo (ITA)

 

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 1 de la European Rugby Challenge Cup Qualifying Competition disputado en Pepe Rojo

El VRAC plantó cara desde el minuto uno al Timisoara Saracens, con una grada volcada con los suyos en cada acción, especialmente en las estáticas, conscientes de que nada sobraba para poder con los imponentes jugadores rumanos. La satisfacción pese a la derrota, es un realidad: el equipo fue despedido de Pepe Rojo coreado como en los títulos.

 

Pese al viento en contra y lo vaticinado por muchos, la desigualdad entre ambos equipos no fue, ni mucho menos, rotunda. El Quesos competió en intensidad y concentración. Timisoara comenzó avisando con un castigo errado y una jugada lastrada por un avant cuando avistaban zona de marca. No mucho después, una buena acción de Brian Sefanaia permitió a Stelian Burcea conseguir el primer ensayo del partido, con Calafeteanu, esta vez sí, acertando en la transformación.

 

El VRAC, lejos de hundirse, forzó una jugada pisando por primera vez la veintidós rumana y a punto estuvo Guillo Mateu de igualar el partido. El inesperado bote del oval despistó al argentino y Timisoara recuperó la posesión. Volvió a apretar y a exigir al VRAC defensivamente, que superado el minuto 20 avanzaba metros con el objetivo de volver a dar un susto al rival. Una carrera de Nuno Penha levantó a los aficionados queseros de las gradas, pero el colegiado italiano Elia Rizzo señaló un castigo a favor del Timisoara que de nuevo Calafeteanu introdujo entre palos después de dar en uno de los postes.

 

Ante la sorpresa de los asistentes en Pepe Rojo, el Quesos volvió al ataque y desplegó el juego fluido y de alto ritmo que le ha permitido triunfar en el rugby español. Así, consiguió sacar un castigo que Gareth Griffiths asumió y que no transformó al repeler el poste el oval. En 10 minutos, la suerte que encontró Timisoara le dio la espalda al Entrepinares. Tanto, que a la siguiente jugada del pateo de Griffiths un quiebro de Shennan acabó con un nuevo ensayo rumano.

 

El marcador (0-15) no reconocía el trabajo quesero, pero lo visto sobre el césped invitaba al VRAC a soñar. Y el sueño se cumplió parcialmente con un ensayo tras un trabajadísimo maul que finalizó Manu Mora y que transformó Gareth Griffiths. El 7-15 al descanso dejaba abierto el partido por los méritos del Quesos.

 

La segunda parte comenzó como terminaba la primera: con una transformación de Griffiths que otorgaba otros tres puntos al VRAC y apretaba todavía más el marcador. Duró poco, porque un nuevo castigo pasado por Calafeteanu y un ensayo de Stelian Burcea ampliaban la ventaja para el Timisoara

 

El Quesos no se rindió y respondió con otra transformación de Griffiths. Fue entonces cuando Timisoara se exigió intuyendo que podía tener un disgusto de Pepe Rojo. Así, de nuevo Calafeteanu con el pie y Vasile Rus con un ensayo de fuerza rompiendo la defensa quesera permitió un final de partido relativamente tranquilo para los rumanos, que volverían a sumar por medio de Calafeteanu.

 

Cuando se cantaba el pitido final del partido, el VRAC conseguía su segundo ensayo con Rodrigo López como protagonista, aprovechando la pillería de Iván Espeso. Absolutamente todo los jugadores convocados por Merino disputaron minutos. El mejor premio en Europa está por llegar: el VRAC ha demostrado estar preparado para competir a nivel continental tras plantar cara a uno de los grandes favoritos de la competición... y plagado de mundialistas.