El violador del ascensor y el asesino de Olga Sangrador, pendientes de Estrasburgo para abandonar la cárcel

Pedro Luis Gallego, que asesinó a las jóvenes Marta Obregón y Leticia Lebrato, y Valentín Tejero, el verdugo de Olga Sangrador, podrían salir a la calle si el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo deroga la Doctrina Parot.

La decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo sobre la denominada 'Doctrina Parot' no afecta sólo a miembros de la banda terrorista ETA, sino que también podría poner en libertad a una quincena de peligrosos delincuentes condenados a decenas de años de cárcel. Entre ellos se encuentran al menos ocho agresores sexuales que acumulan un total de 98 violaciones muchas de las cuales generaron una gran alarma social en España.

  

Pablo Manuel García Ribado, uno de 'los violadores del portal', tiene una condena de 1.721 años, dos meses y 15 días. Él sólo cuenta en su curriculum criminal con 74 violaciones además de seis agresiones sexuales, diez robos y dos delitos de lesiones, según los datos facilitados por el Ministerio del Interior.

  

Muchas de sus acciones las realizaba junto a otro violador llamado Antonio Barroso. García Ribado y su 'socio' fueron una de las principales preocupaciones de la Policía en el Madrid de principios de la década de los noventa pese a que apenas tenían 25 y 24 años.

  

García Ribado fue detenido después de que en un control rutinario a dos agentes les llamasen la atención la negrura de sus uñas, una de las características que advertían sus víctimas a los investigadores (trabajaba en un taller mecánico). Fue detenido el 14 de octubre de 1993 por lo que habría permanecido 20 años en prisión, es decir, algo más de tres meses por cada violación.

  

El siguiente con más violaciones en su haber es Pedro Luis Gallego Fernández, de Valladolid. Actualmente tiene 56 años de edad y fue condenado a 273 años, dos meses y 16 días por un total de diez violaciones y los asesinatos de Marta Obregón, una menor de 17 años, y Leticia Lebrato, de 22 años.

 

'EL VIOLADOR DEL ASCENSOR'

  

Era conocido como 'El violador del ascensor' porque aprovechaba su trabajo como reparador de ascensores para colarse en los portales donde asaltaba a sus víctimas. Su primera violación la realizó en 1976 (con solo 19 años) y desde 1979 ha salido varias veces de prisión en las que ha vuelto reincidir en su conducta delictiva.

  

En la lista que maneja el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz también figura Arturo Abal Iglesias, condenado a 96 años de cárcel por seis violaciones y uno de los nombres propios de la crónica negra de España, Miguel Ricart Tárrega, condenado por el triple crimen de Alcàsser.

  

En compañía de Antonio Anglés (en paradero desconocido), raptaron, violaron y asesinaron a tres niñas que hacían autostop para asistir a una fiesta de Instituto. Ricart, tiene una condena de 186 años de cárcel, cinco meses y 18 días. Podría quedar en libertad tras 21 años de prisión.

 

ASESINO DE LA NIÑA OLGA SANGRADOR

  

Otro nombre que genera una especial alarma social, también de Valladolid, es el de Juan Manuel Valentín Tejero, condenado a 64 años y nueve meses de cárcel por la violación y asesinato de la niña de 9 años Olga Sangrador en 1992. El propio Valentín Tejero admitió haber asesinado a la menor golpeándola con una barra de hierro. Estos hechos ocurrieron cuando Valentín Tejero disfrutaba de un permiso extraordinario de salida de prisión.  

  

En situación similar se encuentran Habit Diop Seydi, condenado a 38 años y diez meses por dos violaciones; José Sánchez, condenado a 61 años y diez meses por agresión sexual y varios robos con violencia y Pedro José Romero Hernández, condenado a 32 años y dos meses por tres delitos de detención ilegal y un robo con violación  

  

Entre los que se beneficiarían de una sentencia favorable a los intereses de la etarra Inés Del Río Prada también se encuentran asesinos múltiples como los ex policías nacionales Manuel Lorenzo Vázquez y Manuel Jesús Vela Martínez, condenados ambos a 220 años de cárcel por secuestrar en 1994 en Pontevedra a seis miembros de una familia para cobrar un dinero por su rescate. Finalmente asesinaron al padre, a la madre y a una de las hijas.

Noticias relacionadas