El viejo coso de Zorrilla rejuvenece

Ver album

Los tendidos de la plaza de toros de Valladolid se poblaron de niños y jóvenes en la novillada que la empresa ofrecía de forma gratuita a los menores de 25 años y a los abonados.

Dicen que la tauromaquia agoniza. Dicen que no hay relevo generacional. Dicen que a los más jóvenes no les interesa el toreo… Digo que este martes había más de 1.500 niños en el coso de Zorrilla. Digo que la entrada de la novillada era gratuita. Digo que la estampa era magnífica donde abuelos y nietos, padres e hijos, grupos de amigos se divertían de lo lindo en el Coso de Zorrilla. Digo que el mundo del toreo lo tienen que arreglar desde dentro y no esperar un milagroso flotador que caiga de fuera. Digo que con imaginación, un poquito de esfuerzo y apoyo, los más jóvenes volverán a las plazas de toros.

 

Como ayer en Valladolid. Donde Valtauro, con el apoyo del Ayuntamiento, volvió a permitir que más de un millar y medio de niños y jóvenes hasta los 25 años pudieran pasar una divertida tarde de toros y lo que es lo más importante sin gastar un euro. Además, durante toda la feria el abono joven permite que más de dos centenares de jóvenes puedan disfrutar de toda la feria por 50 euros; una experiencia que tendrá su punto álgido el próximo viernes en la corrida de la Juventud donde más de 800 menores de 25 años presenciarán el mano a mano Morante-Manzanares por doce eurillos, el precio de dos copas. 

 

Quienes critican la medida que intenta fomentar la llegada de jóvenes al coso de Zorrilla o una de dos, o no aman la Fiesta de los Toros o directamente que se lo hagan mirar. Otros dirán que no es suficiente, pero al menos sí un primer paso. Está claro que la Fiesta de los Toros es un espectáculo caro y que probablemente un chiquillo no pueda costearse una entrada convencional. Quizá la iniciativa podría extenderse a otros grupos menos pudientes, pero la medida es cuanto menos plausible e hizo que el viejo coso de Zorrilla se rejuveneciera.