El Viejo Continente recibe al Bayern Múnich como a su nuevo 'rey' del fútbol

(Foto: E. P.)

Un gol de Robben, el mejor del choque, en el minuto 88, dio la victoria al equipo alemán de Heynckes, que se despide del club de la mejor manera posible. Javi Martínez, una final y primer trofeo.

El Bayern de Múnich se ha proclamado campeón de la Liga de Campeones tras imponerse (1-2) al Borussia Dortmund en la final disputada este sábado en el mítico estadio de Wembley, donde un gol en el minuto 89 de Arjen Robben rompió la gran igualdad vivida entre dos colosos alemanes para dar al conjunto muniqués su quinta 'Champions'.

  

La primera final alemana en la historia de la máxima competición continental no defraudó. Ambos equipos luchaban jústamente por el título después pasear por toda Europa su juego ofensivo y ordenado. El proyecto de Dortmund se quedó a un paso de consagrarse, pero el premio fue para una generación del Bayern que se desquitó de las finales perdidas en 2010 y 2012. Con el duelo encaminado a la prórroga apareció el internacional holandés para sentenciar la final.

  

El conjunto de Jupp Heynckes se convierte así en sucesor del Chelsea como dominador del Viejo Continente. Los de Jürgen Klopp disputaron una gran primera mitad, pero poco a poco fueron perdiendo terreno ante el buen hacer del campeón de la Bundesliga, que tiene a tiro ahora un histórico triplete si gana la Copa el próximo fin de semana. La final alemana se va para Múnich en forma de quinta 'Champions', con las que empatan con el Liverpool como tercer equipo más laureado, por detrás de Real Madrid (9) y Milán (7).

  

Con dos equipos con tanta artillería solo faltaron los goles en la primera mitad, donde fueron los porteros los que reclamaron el protagonismo. El duelo de titanes comenzó con el aspirante presentando su candidatura a echar por tierra el favoritismo bávaro. Y es que en los primeros 25 minutos no existió el Bayern. La presión arriba de los de Klopp, la salida en tromba y la movilidad de Lewandowski mantuvieron el juego en campo rival, eclipsando el centro del campo de los de Heynckes. El Bayern quedaba condenado a jugar en largo, más bien a enviar pelotazos y esperar segundas jugadas.

  

Robben y Ribery tardaron 10 minutos en combinar y acercar a los suyos al área rival, pero el dominio era claro en favor del Borussia. Con Gündogan y Bender robando en el centro del campo, Blaszczykowski y Lewandowski comenzaban a entenderse con peligro. Las ocasiones del Dortmund no eran del todo claras, pero la sensación y la continúa presencia en terreno rival eran suficientes para mandar en la final. El '9' de los amarillos también probó fortuna desde lejos, en el 13', forzando la estirada de Neuer. Tras el córner posterior, el balón llegó a Blaszczykowski para que a bocajarro pusiera de nuevo a prueba al meta rival.

  

El asedio traía ya peligro serio y, por si fuera poco, la segunda línea también se animaba. Reus y Bender ensayaban lanzamientos sin mucho peligro pero que venían a confirmar el desconcierto del campeón de la Bundesliga. Sin duda y más con tanto perdón por parte de los de Dortmund el momento de los de Heynckes tenía que llegar. Tarde, pero llegó con fuerza. A raíz de una falta de Lewandowski a Ribery, que bien pudo ser al revés, llegó el momento del Bayern. Primero, con el balón abierto a la banda tras esa falta, el extremo francés puso el balón en la cabeza de Mandzukic dentro del área pequeña. Weidenfeller salvó el gol. Después, vio cómo en el córner seguido Javi Martínez remataba alto.

  

Se animó el Bayern y las líneas del Dortmund retrocedieron un par de metros. El internacional español comenzó a ser el de la eliminatoria ante el FC Barcelona y junto a Schweinsteiger reclamaron el protagonismo para los suyos.

 

Fue entonces cuando llegó el momento de Robben, el momento en el que el holandés se reencontró con sus fantasmas de las finales. Un gafe que, después del Mundial de Sudáfrica 2010 y las 'Champions' 2010 y 2012, abrió un nuevo capítulo antes del descanso fallando tres uno contra uno ante Weidenfeller. Lewandowski tuvo entre medias, algo escorada, la suya, pero también en la portería rival se empeñaba el portero en convertirse en protagonista.

 

NI DORTMUNDO NI BAYERN DEFRAUDAN

 

A pesar de los últimos buenos minutos, sin duda Heynckes pidió más a los suyos para la segunda mitad. La disciplina del Dortmund en la presión y en el movimiento armónico de todas sus piezas no era la misma. Sin el freno sufrido en el primer acto, el Bayern convirtió el duelo definitivamente en un ida y vuelta. Los de Klopp aceptaron el reto, pero ahí los bávaros recuperaban el favoritismo con mayor artillería y físico.

  

Tocaba más el Bayern y sobre todo, en campo contrario. Ribery vio un buen desmarque de Robben, quien ganó la línea de fondo y, buscando el pase atrás, encontró solo a Mandzukic para estrenar el marcador de la final (0-1). Unos tratando de reaccionar y otros, de sentenciar el partido elevó más aún el ritmo y las idas y venidas. Javi Martínez seguía vital en su tarea recuperadora y el Bayern llegaba más. Sin embargo, Dante, con un penalti incomprensible a Reus que le pudo costar la segunda amrilla, permitió el empate de Gündogan (1-1).

  

Algo se vino arriba el Dortmund impulsado por el gol, pero el Bayern fue poco a poco inclinando la final hacia la portería de Weidenfeller. Era el meta del Borussia el único que ya aparecía con un Lewandowski y compañía sin la chispa de la primera mitad. El tú a tú favorecía a los de Heynckes, más enteros, pero el gol llegó de manera cruel. En el minuto 89, un centro a la frontal del área, controlado por Ribery, lo recogía Robben para plantarse delante del portero y esta vez no fallar. Un gol que valía para poner fin a esta 'Champions' y para cerrar la historia de su gafe en finales.

 

FICHA DEL PARTIDO

  

BORUSSIA DORTMUND: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Gündogan, Bender (Sahin, min. 92); Blaszczykowski (Schieber, min. 91), Reus, Grosskreutz; Lewandowski.

  

BAYERN DE MÚNICH: Neuer; Lahm, Boateng, Dante, Alaba; Javi Martínez, Schweinsteiger, Müller; Robben, Ribery (Luiz Gustavo, min.92) y Mandzukic (Mario Gómez, min. 93).

 

   0 - 0, min. 60, Mandzukic.

   1 - 1, min. 68, Gundogan (penalti).

   1 - 2, min. 89, Robben.

 

ÁRBITRO: Nicola Rizzoli (ITA). Amonestó a Grosskreutz (min. 74) por parte del Borussia Dortmund. Y a Dante (min. 29) y a Ribery (min. 74) por parte del Bayern Múnich.

  

ESTADIO: Wembley.

Noticias relacionadas