El verdadero índice de confianza