El vallisoletano Leandro comienza la temporada en Ajalvir, en la primera corrida del año en España

El diestro Leandro, en el Museo del Toro de Valladolid.

Leandro quería comenzar pronto su temporada y lo ha conseguido. La cita este sábado en Ajalvir (Madrid) compartiendo cartel con Juan Bautista y Julio Parejo. El vallisoletano afronta una ilusionante temporada en la que estrena nuevo apoderado, Manuel Álvarez Canorea.

El diestro vallisoletano Leandro comienza este sábado su temporada. Será en la localidad madrileña de Ajalvir compartiendo cartel junto al galo Juan Bautista y al extremeño Julio Parejo, quienes lidiarán una corrida de Sierra Borja, en lo que va a ser la primera corrida en España.

 

Leandro, que afronta su undécima temporada como matador de toros, está muy “ilusionado” y cree que 2013 puede ser un buen año. “Me encuentro en un momento muy bueno y me gusta empezar tan pronto la temporada”, dice el vallisoletano, que estrena nuevo apoderado, con el sevillano Manuel Álvarez Canorea, del quien asegura que está haciendo un muy buen trabajo de despacho, para que lleguen un buen número de festejos y en plazas importantes.

 

“Es un proyecto ilusionante”, concreta el diestro, quien cree que su nuevo mentor comparte sus ideas y su misma forma de ver el toreo “algo que buscaba hace tiempo y que al fin lo he encontrado”.

 

El torero de Valladolid, único en activo junto a Luguillano y Joselillo, es consciente de que sus temporadas se basan “en los triunfos en las plazas importantes, especialmente en Madrid”. Por eso, Leandro quiere llegar a esos compromisos, que pueden dar un giro a su carrera, “muy rodado”, con varias corridas de toros y algunos festivales en el esportón.

 

“Los toreros no dejamos de evolucionar. Cada temporada y cada invierno no dejo de descubrir cosas nuevas en mi toreo y nunca llegas a la perfección. Siempre hay cosas que llevas dentro que vas sacando poco a poco. Ahora mismo estoy en un momento profesional muy maduro, con las ideas muy claras de lo que busco y lo que quiero conseguir”, dice Leandro, en una entrevista concedida a tribunavalladolid.com en el Museo del Toro de Valladolid.

 

Aunque aún no tiene fechas cerradas, Madrid podría ser una plaza que pisara en dos tardes: San Isidro y un festejo previo en una fecha significativa, después de haber obtenido un importante trofeo el 15 de agosto en el coso venteño. Sevilla es también una ilusión, especialmente para recordar los aromas de buen toreo que dejó el vallisoletano hace varias temporadas a un toro de Cuadri, que de haberlo matado podría haber cambiado su destino. Pero Leandro es también profeta en su tierra y espera con ilusión volver a vestirse de luces en Valladolid en “esta plaza que me ha dado tanto, y con la que yo digo que siempre estoy en deuda”.

 

“El toreo es tan mágico que uno no deja de sorprenderse cada tarde”, apostilla Leandro que no duda contestar de forma pausada, relajada y elegante –como es su toreo- a la pregunta: ¿Un deseo para el 2013?: “Ser feliz; y yo soy feliz toreando”. Suerte, maestro.