El Valladolid, todo o nada ante el Recreativo

Los jugadores del Real Valladolid mueven una portería durante un entrenamiento. BORIS GARCÍA

Los de Rubi se ven las caras este domingo a las 18.15 en Zorrilla con el conjunto andaluz, con la intención de romper una racha de cinco partidos sin ganar y acallar los pitos de la grada.

LISTAS DE CONVOCADOS

 

Real Valladolid: Javi Varas, Dani Hernández, Javi Chica, Chus Herrero, Jesús Rueda, Samuel, Peña, Álvaro Rubio, Timor, André Leao, Lluís Sastre, Jeffren, Omar, Bergdich, Mojica, Óscar Díaz, Óscar González, Jorge Hernández y Guille Andrés. Uno se quedará fuera antes del partido.

 

Recreativo: Sotres, Rubén Gálvez, Córcoles, Juanan, Montoro, Núñez, Joselu, Jesús Vázquez, Dimas, Diego Jiménez, Víctor Díaz, Menosse, Braulio, Álvaro Antón, Manu Molina, Josmar Zambrano, Dani Molina y Rubén Mesa.

Ahora sí que sí, todo o nada para el Real Valladolid. Ya no valen excusas con los goles, los fallos sobre el campo, los pitos o lo que algunos consideraron extraños cambios de Rubi en los últimos partidos. Ante el Recreativo de Huelva (domingo, Zorrilla a las 18.15) otro tropiezo más supondría la hecatombe para el conjunto blanquivioleta, que ya solo se puede permitir puntuar de tres.

 

Y es que cinco partidos sin ganar, cuatro de Liga y uno de Copa, son demasiados para un aspirante al ascenso. Bien lo sabe la grada, que este martes hizo ver su cabreo con el equipo a base de pitos que no gustaron en demasía al entrenador del Real Valladolid. Rubi es consciente de que la única manera de hacer callar ese desagradable sonido en su cabeza es con buen juego, goles y puntos, pero la contienda de este domingo no se presenta fácil.

 

Bien hay que decir que el Recreativo tampoco llega en su mejor momento de la temporada. Con una plantilla formada con una economía de guerra, como la mayoría de conjuntos de Segunda División, los entrenados por José Luis Oltra se encuentran en tierra de nadie en la clasificación en el décimo puesto tras dos derrotas consecutivas y esperan poder levantarse en Zorrilla para regresar a la senda de su meta, que no es otra que el play off.

 

Demasiado dolió la temporada pasada quedarse fuera de la liguilla con la misma cantidad de puntos que el Córdoba, merced de una diferencia de goles desfavorable. Bien es sabido en qué categoría milita cada uno ahora mismo.

 

Pero eso quedó atrás. Lamentarse del pasado ya no tiene sentido y, si bien es cierto que por ahora los onubenses no llevan el mejor ritmo posible, las esperanzas de llegar a hacer algo grande esta temporada siguen vivas. Para ello hay que remontar el vuelo, ya que cinco victorias, con mismo número de empates y derrotas, no son buenos avales.

 

En cuanto al propio Valladolid, también vive su particular encrucijada. Otra cosa que no sea una victoria no es opción, lo cual ya supone una presión añadida al hecho de no perder comba con los dos puestos de ascenso directo. Hasta ahora los de Rubi se habían mostrado sólidos en Zorrilla, pero hace ya dos semanas que se perdió esa condición ante Las Palmas.

 

Por desgracia para el Pucela Valiente se tendrá que quedar fuera por sanción, si bien Jesús Rueda podría volver a dar guerra después de haberse recuperado de su lesión esta misma semana. Alfaro y Roger, ambos de larga duración, todavía tienen para rato en la enfermería y Rubi no podrá contar con ellos.

Noticias relacionadas