El Valladolid se vuelve a dejar empatar en los minutos finales

El equipo de Miguel Ángel Portugal volvió a cosechar un empate que sabe a poco. Pudo sentenciar con uno cero en el marcador.

Por segunda semana consecutiva, el Real Valladolid tuvo que conformarse con un empate que dejó un sabor agrio. El Pucela tenía el partido controlado e, incluso, dispuso de una clarísima ocasión de Manu del Moral para sentenciar, pero el Leganés reaccionó en los minutos finales y logró arañar un punto en Zorrilla.

 

“Me ha gustado el equipo a fases en la primera mitad y también en el inicio de la segunda. Me quedo con la sensación de que nos quitan el caramelo de la boca justo al final, espero que la tendencia cambie en el próximo partido”, explicó Portugal. El técnico burgalés reconoció que el equipo perdió el control del duelo en los últimos minutos, justo después del gol del Leganés.

 

Por su parte, Asier Garitano destacó la el trabajo y la fe de su equipo hasta el final, algo que le permitió creer en remontar el partido. “Llevamos muchas semanas empatando y este punto es bueno porque lo hemos conseguido ante el Real Valladolid en su casa”.

El despegue del Pucela hacia la zona media de la tabla tendrá que esperar. Este sábado, se adelantó en el marcador ante el C.D. Leganés con un gol de Samuel en la última jugada del primer tiempo, pero a diez minutos del final Szymanovski transformó en el tanto del empate el dominio madrileño en la segunda parte, aunque el Real Valladolid tuvo una ocasión clarísima a la hora de partido que el portero Serantes, en una maniobra increíble y totalmente decisiva en el desarrollo final del partido, desbarató a cabezazo a bocajarro de Manu del Moral.

 

El empate fue el reflejo de lo acaecido en el césped de Zorrilla. En la primera parte, el Real Valladolid salió impreciso, pero poco a poco se hizo con el mando del partido, fabricó alguna ocasión de gol –sobre todo una clarísima de Rodri que sacó Serantes en el mano a mano en el minuto 25– y al final se encontró el gol, quizá en la situación más sorprendente, porque Samuel disparó fuera del área, el balón le botó al portero del Leganés cuando llegaba a su posición y no pudo controlar el bote del esférico, que se coló en la puerta pepinera.

 

Pero en la segunda mitad el Pucela se desinfló también lentamente, en la misma medida que el C.D. Leganés fue ganando en confianza y en juego. El conjunto madrileño movió muy bien el balón, trianguló con velocidad, buscó la portería vallisoletana con verticalidad y aunque en un primer momento la zaga blanquivioleta consiguió achicar bien el agua que empezaba a entrar en su área, al final las vías abiertas cada vez fueron más constantes y con más torrente. Ycomo el Pucela tampoco consiguió cerrar el partido al contraataque, acabó encajando un empate que le condena a seguir en la zona baja de la tabla.

 

Para despegar, el Real Valladolid tendrá una nueva oportunidad el próximo domingo (12 horas) ante el Real Zaragoza, uno de los máximos favoritos para conseguir el ascenso, que en La Romareda acumula tres jornadas consecutivas con triunfo. El envite, por lo tanto, será fuerte.