El Valladolid logra un empate ante el Elche, en el último minuto y de milagro

Rodri rescató en el minuto 90 un punto ante el Elche, que estuvo a punto de ganar cuando debió irse de Zorrilla con una derrota.

El Real Valladolid rescató en el minuto 90 un punto del naufragio que se avecinaba en Zorrilla en medio de la lluvia cuando el Elche C.F. mandaba en el marcador por 0-1 al haber aprovechado una de las dos ocasiones de gol que había fabricado: un mano a mano de Espinosa ante Kepa en el minuto 48 y el remate de Álvaro en el minuto 69 que le dio el tanto.

 

Quizá el tanto en el suspiro final dejó un mal sabor de boca al Elche, pero la realidad es que el empate era el mínimo botín que mereció el Real Valladolid este sábado porque antes del gol de Rodri había dispuesto de varias ocasiones muy claras para marcar, pero el exblanquivioleta Javi Jimémez frenó en seco a los atacantes locales, en especial a Juan Villar en el minuto 28 y al propio Rodri en el minuto 75. Dos ocasiones clarísimas con remates a bocajarro –al margen de alguna parada más en ataques locales con marchamo de gol-, que el arquero riojano salvó con paradas increíbles.

 

El partido tuvo dos partes. Hasta el gol del Elche, el equipo vallisoletano fue mejor que su rival y mereció el tanto, pero el conjunto ilicitano tuvo el mérito de estar siempre metido en el partido y no renunciar a buscar la portería de Kepa. Sus intentos no fueron claros, pero en el minuto 69 encontró el premio a su apuesta. Sergio León puso un centro al primer palo y allí Álvaro se adelantó a la zaga para marcar.

 

Curiosamente, en esta ocasión el Pucela encontró una novedosa lectura en su juego en la que estuvo cómodo. El Elche fue valiente y nunca renunció a la pelota, pero sus pérdidas dieron paso a rápidos contraataques vallisoletanos, con infinidad de llegadas al área rival. El Pucela solo falló en la resolución final de los mismos, aunque Manu del Moral, Alfaro, Rodri y Juan Villar, otra vez el mejor futbolista blanquivioleta, lo intentaron con fe.

 

Tras el tanto ilicitano, el Elche, que ya había dado muestras de estar físicamente peor que el Real Valladolid, se metió atrás para guardar la viña. Entre el cansancio visitante y su miedo a que se le escapara la victoria, y la fe de los hombres de Portugal, que con Mojica y Diego Rubio por Manu del Moral y Alfaro en el último cuarto de hora tuvieron un segundo aire para lanzarse con todo al ataque, al final llegó el empate con un cabezazo de Rodri que doblegó la resistencia del Elche y de Javi Jiménez, todo un muro esta noche en Zorrilla.

 

El próximo partido del Real Valladolid se disputará en el Iberostar Estadi de Palma ante el R.C.D. Mallorca (domingo, 12 horas).