El Valladolid, a la búsqueda de consolidar el liderato en Anduva

Rubi dirige una sesión de entrenamiento del Real Valladolid. BORIS GARCÍA

Los de Rubi se enfrentan este sábado (16:00 horas) a un Mirandés necesitado en cuanto a puntos, con la intención de mantener el primer puesto de la tabla.

“Una vez estamos ahí arriba, el objetivo es estar ahí el mayor tiempo posible”. Bien claro lo decía Rubi este jueves en rueda de prensa previa al partido al que tendrá que enfrentarse el Real Valladolid este sábado ante el Mirandés (Anduva, 16:00 horas) y en que los blanquivioletas tratarán de defender un liderato que no alcanzaban desde hace siete años.

 

Y ahí va a estar precisamente la clave. “Al final, el estar primeros en la clasificación no nos aporta nada sobre el campo”, aseguraba también el catalán. Si acaso, presión por tratar de mantenerse en las alturas. En todo caso, Rubi también dejó patente que el vestuario ha asimilado bien la nueva situación y ahora toca defenderla.

 

Cosa que, por otra parte, no será fácil. Enfrente estará un Mirandés con auténtica necesidad y hambre de puntos, por lo que la visita a Anduva no se plantea nada sencilla, pese a que los albivioletas acumulen cuatro choques sin conocer la derrota como foráneos. El equipo entrenado por Carlos Terrazas se sitúa en el vigésimo puesto de la clasificación con apenas diez puntos, merced de tres victorias y un empate en once encuentros.

 

La alerta roja, marcada por el descenso, se ha encendido desde hace ya unas cuantas semanas y, si bien es cierto que la temporada es larga, a los burgaleses les incomoda bastante estar en semejante situación. Y no será por algún que otro jugador de quilates. “Me preocupan mucho los delanteros que tienen, buenos rematadores de centros laterales”, puntualizaba Rubi. Pedro Martín, que a pesar de todo sigue sin estrenarse en Liga, y Urko Vera, con cuatro dianas, firmarían sus palabras.

 

La realidad dicta que los burgaleses llevan dos derrotas consecutivas (3-2 ante el Sabadell y un doloroso 3-0 frente al Girona) después de hacer un amago de recuperación contra el Albacete, cuando venciera por 3-2 en Anduva hace ya tres semanas. Demasiado poco crédito como para que la grada no mire con cierto recelo la crisis que atraviesa el equipo.

 

Ahí es donde debe saber entrar el Real Valladolid. Con las bajas aseguradas de Marc Valiente, Alfaro, Roger y Álvaro Rubio, los pucelanos deben saber imponerse en un campo tan complicado y reducido en dimensiones como Anduva. Pero ya se sabe que para ser el mejor equipo de la categoría, ganar es casi una obligación.

Noticias relacionadas