El Valencia se lleva el Ciudad de Valladolid

El Pucela dejó escapar por segundo año consecutivo su trofeo tras hincar la rodilla ante el equipo ché por 2-4. Los goles de Manucho y Heinz no sirvieron para neutralizar los dobletes de Alcácer y Jonas.

El Real Valladolid no consiguió encadenar dos victorias seguidas tras la de la semana pasada en Getafe y perdió su torneo ante el Valencia por un abultado 2-4. En un partido en el que se notó claramente que era un amistoso –excepto por una tangana en el descanso-, el Valencia ya iba ganando 0-2 en el minuto 6, recortó distancias Heinz, Jonas y Alcácer, que ya habían marcado antes, pusieron el 1-4 y Manucho hizo el definitivo marcador de penalti al final.

 

Está claro que un amistoso siempre es un amistoso, pero la tensión pudo notarse en un encuentro que supuso la vuelta de Djukic a Zorrilla. Demasiado pronto se le pusieron las cosas a los chés de cara, ya que en el minuto 2 Peña cometió un penalti infantil que transformó sin mayor complicación Jonas y, por si fuera poco, Alcácer puso más tierra de por medio solo cuatro minutos después al transformar un pase filtrado ante el que nada pudo hacer Jaime.

 

El partido entró entonces en una fase entretenida, bonita para las poco más de 7.000 personas que se dieron cita en Zorrilla, en la que Óscar cerca estuvo de hacer el primero del Pucela en un balón que se fue lamiendo el palo, pero sería Heinz, a la salida de un córner, el que estaría más acertado para estrenar el marcador del Pucela.

 

Sobra decir que JIM aprovechó para hacer experimentos, saliendo de la partida Manucho y Osorio juntos arriba escoltados por Óscar. Aún así el Valencia, con bastante dinamita arriba, no tuvo mucho problema en deshacerse del Valladolid. Un par de tarjetas para una primera parte impropia de un amistoso por lo agresivo de los jugadores y, en la recta final, otro gol de Alcácer para marcharse al descanso con un marcador ya resuelto.

 

La segunda parte fue bastante soporífera, para castigo de una afición que, al menos se lo pasó en la grada al no tratarse de un partido oficial. JIM dio entrada a un par de jugadores del filial que sorprendieron bastante, sobre todo Alberto en la banda izquierda. Queda claro que el técnico podría tirar de cantera si le fuera realmente necesario para la Liga.

 

Eso sí, a punto estuvo el Pucela de rozar el ridículo cuando Jonas también puso la firma a su doblete tras un centro de la izquierda que solo tuvo que empujar. Manucho, poco acertado durante todo el partido, transformaría un penal bastante discutido por los jugadores del Valencia, pero que Hernández Hernández no dudó en señalar.

 

Así se puso cierre a un encuentro con poca historia, pero que sirvió para que debutara Fausto Rossi y que Juan Ignacio Martínez pudiera hacer algunas probaturas, que más vale que tengan mejor resultado que el de este viernes para cuando el equipo viaje a Elche.