El uso de estatinas mejora la supervivencia tras un infarto

Pastillas

El estudio, en el que se analizaron los registros de casi 138.000 pacientes que sufrieron paro cardiaco fuera del hospital en la base de datos nacional de investigación de seguros de salud de Taiwán, encontró que el uso previo de estatinas se vinculó con mayores tasas de supervivencia.

Los pacientes que han estado tomando estatinas es probable que sobrevivan más tiempo después de un paro cardiaco que los que no han tomado este fármaco, según concluye una investigación de científicos de Taiwan presentada durante el Simposio de Ciencias de Resucitación celebrado en las Sesiones Científicas de 2016 de la Asociación Americana del Corazón, que se celebran en Nueva Orleans, Luisiana, Estados Unidos.

 

El estudio, en el que se analizaron los registros de casi 138.000 pacientes que sufrieron paro cardiaco fuera del hospital en la base de datos nacional de investigación de seguros de salud de Taiwán, encontró que el uso previo de estatinas se vinculó con mayores tasas de supervivencia después de un paro cardiaco frente al no uso de este medicamento.

 

Los usuarios de estatinas eran significativamente más propensos que los no usuarios a estar vivos un año después del episodio cardiaco. Dentro del grupo de personas que tomaba las estatinas, un subgrupo de pacientes con diabetes tipo 2 mostró la mayor mejora en la tasa de supervivencia.

 

El estudio también encontró que con el uso previo de estatinas, los pacientes presentaban alrededor de un 19 por ciento más de probabilidades de sobrevivir para llegar a un hospital; un 47 por ciento más de probabilidades de sobrevivir el tiempo suficiente para ser dado de alta del hospital y un 50 por ciento más de probabilidades de sobrevivir por lo menos un año después.

 

Además, lo más probable es que vieran un beneficio del uso previo de estatinas si los pacientes tenían diabetes tipo 2. "Hay algún riesgo asociado con las estatinas, pero este estudio confirma el beneficio", destaca el autor de la investigación, Ping-Hsun Yu, MD, científico en el Hospital de Taipei y del Ministerio de Salud y Bienestar en Taiwán.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: