Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El uso de células madre ofrece una nueva alternativa terapéutica contra el dolor lumbar "más rebelde"

XI Simposio Internacional de Patología de la Columna Vertebral

La terapia biológica mediante el uso de células madre o el trasplante de condrocitos están empezando a demostrar su eficacia en el tratamiento del dolor lumbar causado por patologías degenerativas de la columna y en el futuro podrían convertirse en una nueva alternativa para aquellos casos "más rebeldes".

Así lo ha asegurado el director de la Unidad de Neurocirugía de la Clínica La Luz de Madrid, Francisco Villarejo, durante la presentación del XI Simposio Internacional sobre Patología de la Columna Vertebral que se celebra estos días en este centro.


En las patologías degenerativas de la columna, como la artrosis de columna o la hernia discal, los pacientes presentan un cuadro doloroso lumbar que afecta a los miembros inferiores. En la mayoría de casos este dolor suele paliarse con el uso de analgésicos o antiinflamatorios y reposo, o gracias a diferentes técnicas de microcirugía, que devuelven la estabilidad y la movilidad.

Sin embargo, hay un pequeño porcentaje de casos, de en torno a un 10 por ciento, en los que el dolor crónico no desaparece. En estos casos, ha explicado Villarejo, la experiencia clínica con otras patologías degenerativas, como en rodilla u hombro, han propiciado que en los últimos años se haya comenzado a recurrir a la terapia biológica.

"Todavía se está empezando a usar, pero los resultados son muy buenos y va a tener futuro", reconoce este experto, que asegura que en la Clínica La Luz van a empezar a usar el próximo año la terapia con células madre mesenquimales, con la que en España apenas se ha tratado a 10 pacientes.

En este caso la terapia consiste en obtener células de médula ósea de la cresta ilíaca del paciente para procesarlas en el laboratorio y, tres semanas más tarde, ser nuevamente inyectadas en el paciente mediante una mínima punción en el disco afectado.

ANESTESIA LOCAL Y ALTAS RÁPIDAS

"La técnica se hace con anestesia local, tanto la obtención de células madre mesenquimales como la posterior inyección, y a las pocas horas el paciente puede recibir el alta", ha asegurado Villarejo.

La otra técnica biológica a tener en cuenta es el uso de células del cartílago, los condrocitos, que también se extraen del propio paciente para ser cultivadas en el laboratorio y ser reintroducidas en el paciente por artroscopia. El problema de esta técnica es que el cultivo tarda más tiempo, pero los resultados muestran una eficacia del 90 por ciento.

El seguimiento de estos pacientes tras la intervención es "muy exhaustivo", ya que hay que verlos todos los meses y cada tres someterlos a una resonancia de control, pero la eficacia demostrada apunta a que podrían convertirse en una nueva técnica a tener en cuenta para los casos más complicados.

UNO DE CADA TRES PACIENTES PUEDE SUFRIR TRASTORNOS DEPRESIVOS

"El enfermo lo que quiere es que su médico le quite el dolor que tiene", ha apuntado este experto, ya que en muchos casos este dolor suele generar cuadros depresivos hasta en el 32 por ciento de los pacientes con dolor crónico de columna.

Además, hasta un 35 por ciento de los pacientes sufre ansiedad y el 43 por ciento de los pacientes reconoce que el dolor le despierta por las noches y les obliga a recurrir a tratamientos hipnóticos para conciliar el sueño.

La clave, ha explicado Fernando Carceller, del Servicio de Neurocirugía del Hospital La Paz de Madrid, está en identificar el cuadro por el que se produce el dolor para "tratar la causa y no la consecuencia".