El Universitario de Valladolid cae injustamente en Noia

Los jugadores del Universitario, saludado al público.

Los vallisoletanos hicieron un gran trabajo sobre la pista, pero las decisiones arbitrales les frenaron. 

Noia FS: Brais, Marci, Álex, Borja y Diego. También jugaron: Xuxa, Quique y Dani.

 

Universidad de Valladolid: Josué, Ofa, Balle, Leal y Dani Martín. También jugaron: Víctor (p.s.), Molina, Raúl Prieto, Miguelín, Pinilla, Picolo y Raúl Pascual.

 

Goles: 1-0, minuto 16: Marci; 1-1, minuto 26: Balle; 2-1, minuto 40: Quique.

 

Árbitros: Miguel Sierra y Mitosso Amor. Expulsaron al local Marci, por doble amarilla, y a Chema Rodríguez, entrenador visitante.

El Universidad de Valladolid salió de la pista del Noia fundido y con la impotencia de no ver recompensado su trabajo. Varias decisiones de los árbitros perjudicaron al conjunto dirigido por Chema Rodríguez, sobre todo un gol legal anulado a Molina. El esfuerzo de los pucelanos, que dominaron al conjunto gallego, no tuvo premio y, tras caer 2-1, ven cómo su racha se queda en 19 jornadas consecutivas sin conocer la derrota.

 

Desde el primer minuto, todo un Noia, con jugadores de mucha calidad en su plantilla, cedió el balón al Uni, que empezó a carburar y a crear las primeras ocasiones. Dani Martín y Raúl gozaron de las más claras, pero no estuvieron acertados y no pudieron poner por delante a su equipo en el marcador. Los gallegos golpearon primero, gracias a un golazo de Marci, que se zafó de Pinilla y envió el balón en la escuadra para hacer el 1-0.

 

Tras el descanso, el Uni salió confiado, pero los árbitros comenzaron a cargarle de faltas. Aunque eso no fue lo peor, ya que decidieron anular un gol legal a Molina, quien remató un balón con la tripa, por presunta mano, cuando el 1 ya había subido al marcador. La extraña decisión enervó a los vallisoletanos, que no entendieron lo sucedido. De hecho, los colegiados expulsaron a Chema Rodríguez por “entrar al campo” a pedir explicaciones.

 

Pero el conjunto universitario no se marchó del partido y siguió apretando. Marci vio la segunda amarilla por una falta sobre Dani Martín, cuando este iba a lanzar desde el borde del área, y los pucelanos aprovecharon la superioridad para hacer el empate (1-1) por medio de un Balle que ya lleva 22 goles esta temporada.

 

Las faltas pesaron al Uni, que cometió la quinta y, poco después, le señalaron la sexta, de manera rigurosa. Faltaban 33 segundos para la conclusión y Quique no falló desde los diez metros. Finalmente, con el 2-1, los puntos se quedaron en Noia, donde su equipo vuelve a ser líder en solitario –con un partido menos–.

 

El conjunto vallisoletano, por su parte, deberá recortar los tres puntos de diferencia para apurar sus opciones por el título liguero. Pero para el próximo partido tendrá que esperar dos semanas, puesto que en la siguiente no hay competición.