Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Universidad de Valladolid se enfrenta al reto del horario

Adri saca de banda ante el Zamora. TRIBUNA

El conjunto dirigido por Chema Rodríguez jugará por primera vez esta temporada el domingo por la mañana, ya que visita al Sala Ourense a las 12:00.

Con la primera vuelta finalizada, el Universidad de Valladolid comienza la segunda con un reto añadido: por primera vez esta temporada jugará un domingo por la mañana. Será en la pista del Sala Ourense, a partir de las 12:00 horas. El conjunto dirigido por Chema Rodríguez deberá acoplarse al cambio –siempre había jugado el sábado por la tarde–, si quiere regresar con una nueva victoria en su casillero.

 

Lleva siete partidos consecutivos sin conocer la derrota, con cinco triunfos y dos empates. La buena racha le ha permitido lanzarse hacia los primeros puestos, donde se mantiene en el tercero con 30 puntos. Noia se encuentra 8 por encima de los universitarios y Cuéllar 2, por lo que deben seguir ganando y esperar sus tropiezos para continuar el ascenso.

 

En esta ocasión, además de los lesionados habituales –Leal y Raúl Pascual–, se ha unido a la enfermería Jesu Amigo, que es baja para el choque en tierras gallegas. A expensas de posibles ausencias de última hora, por diversos motivos, el Uni recupera a Balle.

 

Al técnico universitario le preocupa este nuevo horario para su equipo. “El mayor problema es el viaje, ya que no estamos acostumbrados. Necesitamos despertar antes del partido, no sea que cuando queramos darnos cuenta vayamos perdiendo”, señaló. Pese a ese hándicap el conjunto vallisoletano partirá hacia la localidad gallega, a las siete de la mañana, “animado” y “con confianza”.

 

Por su parte, el Sala Ourense, decimotercer clasificado, despidió la primera vuelta con una derrota en casa frente al Guardo (4-5). Todos los puntos que lleva –16– los ha conseguido en su feudo, por lo que ese será otro reto para el Uni. Cinco victorias y un empate, en ocho partidos, es su balance positivo como local, ya que solo ha perdido dos veces.