El último tren del ascenso a Primera parte desde Zorrilla

Mojica y Roger celebran un gol en Zorrilla esta temporada. A.MINGUEZA

Real Valladolid y Las Palmas se ven las caras este miércoles en el primero de los dos enfrentamientos de la primera ronda de play off, en un estadio Zorrilla que se espera casi lleno.

Ahora o nunca. Última carta para el Real Valladolid, que enfrente tiene un hueso duro de roer en el primer paso hacia el ascenso a Primera División como es Las Palmas. La afición es consciente, y de hecho se espera un ambiente excepcional en Zorrilla. Este mismo martes, a última hora de la mañana, el club informaba que se habían vendido 8.300 entradas promocionadas, que sumados a los algo más de 12.000 socios, ya garantizan una olla a presión. Y es quelos amarillos no son unos cualquiera.

 

Bien es cierto que pese al sentir general que estos días empapa Valladolid, los de Rubi llegan con una marcha menos. Las sensaciones en los últimos partidos no han sido buenas precisamente, y todavía menos después de las dos últimas derrotas en casa frente a Zaragoza y Llagostera. Pero eso ya no importa. Un play off es un play off.

 

Además, Rubi lo tiene claro. Su once ya está decidido, algo lógico, dos semanas después de que se confirmara que el rival sería Las Palmas. Mucho tiempo para estudiar a los de Paco Herrera, que cuentan con auténtica dinamita en su plantilla. De hecho, se trata de un equipo ciertamente parejo al Pucela, aunque con menos presupuesto.

 

Valerón, Araújo, Guzmán, Jonathan Viera... Nombres que bien asustan a cualquier conjunto de la categoría, pero que al igual que los blanquivioletas, han terminado por pagar su irregularidad para terminar en un puesto de play off. Se trata además de la tercera liguilla de ascenso consecutiva que encaran los canarios, y ya se sabe que a la tercera va la vencida. O eso al menos se pretende.

 

¿Y el Valladolid? Pues algo bueno tenía que tener el tropiezo de la última jornada, y es que al menos los jugadores más habituales llegan con las pilas cargadas para el partido. Si bien Rubi todavía no ha querido dar la convocatoria, cosa que hará este mismo miércoles por la mañana, entrarán hombres importantes como Roger, Hernán o Mojica, quienes vieran el último choque desde la grada.

 

Lo que sí queda claro es que será un choque del que saltarán chispas. Dos equipos que juegan de manera similar, con jugadores eléctricos, capaces de hacer magia, y una grada a reventar. De esas grandes noches de fútbol que se viven de vez en cuando en Zorrilla. Y es que el Pucela va a por el ascenso a corazón abierto.