Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El último pleno del Congreso esta legislatura será la próxima semana

El Congreso de los Diputados ha cerrado ya el orden del día de su sesión plenaria de la próxima semana, que será la última de la Legislatura antes de la disolver la Cámara el día 27 con la publicación del decreto de convocatoria de las elecciones generales del 20 de diciembre.

En la Junta de Portavoces de este martes se ha acordado que el Pleno de la próxima semana sólo durará dos jornadas: el martes 20 se completará la tramitación de los Presupuestos Generales de Estado y se votarán las mociones de las interpelaciones de esta semana, y el día 21 tendrá lugar la última sesión de control.

 

A diferencia de lo que ha venido ocurriendo esta legislatura, en el próximo Pleno no habrá propuestas legislativas de la oposición, ni proposiciones no de ley, ni mociones, ni interpelaciones que pudieran dar lugar a votaciones una semana después.

 

Se confirma, por tanto, que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, optará por seguir la costumbre de acompañar la convocatoria de las elecciones con la disolución anticipada de las Cortes, cuyo mandato en teoría expira formalmente el 20 de noviembre.

 

Así las cosas, el decreto de convocatoria de las elecciones del 20 de diciembre se publicara en el  Boletín Oficial del estado (BOE) el día 27 de octubre y que desde ese momento tanto el Congreso como el Senado estarán disueltos y sólo estarán activas sus respectivas diputaciones permanentes.

 

DESECHADA LA DISOLUCIÓN AUTOMÁTICA

 

Al haber apurado la legislatura para tramitar y aprobar los Presupuestos Generales de 2016, Rajoy tenía la opción de convocar elecciones sin disolver las Cortes, que tendrían plenas funciones hasta el mismo 20 de noviembre, cuatro años después de las últimas elecciones generales.

 

Esta alternativa ha sido desechada por el Gobierno al considerar agotada la legislatura, sin nuevos proyectos legislativos a la vista. En ese contexto, continuar con el Congreso y el Senado abiertos unas semanas más sólo permitiría a la oposición reclamar su labor de control parlamentario del Ejecutivo.