El triunfo fácil de Hombres G

El concierto de Hombres G en la Cúpula del Milenio fue la constatación de un estilo perenme que tiene conectado a más de una generación. Será un tópico, pero sus canciones son una parte fundamental de la banda sonora de nuestras vidas. 

Para empezar; el grupo consiguió superar el hándicap del sonido. La Cúpula del Milenio ofrecía dudas que, antes, los teloneros vallisoletanos de LDM ya disiparon con su excelente aportación a una noche mágica. Buen ambiente, buena organización, muchas caras conocidas y los primeros aplausos enfervorecidos cuando Javi se asentó en su batería antes de dar paso a sus compañeros de formación.

 

Y allí estaban David, Rafa y Javi con los primeros compases de Nassau, la canción que abrió una velada de entrega. Cuando un grupo afronta un directo sabe que se enfrenta a una prueba de fuego para calibrar sus facultades musicales. La experiencia de los Hombres G ya acredita su talento, pero este viernes lo tenían fácil. Un público entregado, que entonaba sus canciones al primer acorde, se lo puso sencillo al cuarteto madrileño que estuvo siempre muy   conectado, cantando al unísono y dando al público el protagonismo que sus incondicionales le otorgan a la banda.

 

Desde el escenario sonaron las canciones de siempre. Bueno, los Hombres G tienen tanto repertorio que pueden ofrecer conciertos con sus temas más emblemáticos y otros que también lo son, siempre que no fallen los éxitos de Venezia, con su consiguiente explosión de júbilo, El ataque de las chicas cocolidro o Devuélveme a mi chica, el hit que cerró esta cita que no se producía en Valladolid desde hace diez años, cuando regresaron con un concierto en el Parquesol Plaza.

 

Hombres G no perdió el guión de su estilo con la inconfundible batería de Javi, el bajo de un David con la voz de siempre y las guitarras de Dani y Rafa, acompañados por un teclado que completar el sonido G y esa simbiosis con el público que ya no tiene fecha de caducidad.

 

El Hyundai Music Park pasó por Valladolid con éxito y empezó a lo grande con una actuación espectacular de los vallisoletanos eLe De eMe. Tanto que mucho se preguntaban ¿por qué no hemos entrado antes? Buena señal.