Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El tridente local y el apoyo del Vélodrome contra una favorita mermada

Alemanes y franceses, una semifinal de muchos quilates

El Stade Vélodrome de Marsella acogerá este viernes el penúltimo partido de la Eurocopa de Francia, un duelo cargado de talento e historia entre la anfitriona, que desea apoyarse en su hinchada para acceder a la final, y Alemania, señalada como principal favorita al título desde el inicio, pero mermada por bajas importantes tras su duro partido ante Italia.

 

ALINEACIONES

 

ALEMANIA: Neuer; Kimmich, Boateng, Höwedes, Hector; Kroos, Schweinsteiger; Götze, Özil, Draxler; y Müller.

 

FRANCIA: Lloris; Sagna, Koscielny, Rami, Evra; Kanté, Pogba, Matuidi; Griezmann, Payet y Giroud.

 

ÁRBITRO: Nicola Rizzoli (ITA).

 

ESTADIO: Stade Vélodrome, Marsella.

 

HORA: 21.00/Telecinco.

Tan solo tres selecciones han sido capaces de ganar varios títulos en la Eurocopa y dos de ellas se enfrentarán en esta segunda semifinal. Franceses y alemanes siempre suelen sentirse cómodos en la máxima competición continental y comparten el récord de semifinales, seis con la actual.

 

La selección 'blue' llega en situación inmejorable a la hora de la verdad. Tiene a toda su plantilla disponible, una vez recuperados Adil Rami y N'Golo Kanté tras cumplir sus respectivas sanciones, y en cuartos de final completó su mejor partido goleando a la sorprendente Islandia (5-2).

 

La principal duda de Deschamps es la de si modifica o no el esquema con el que derrotó a los islandeses, con Sissoko en el medio, o vuelve a poner al mediocentro del Leicester City en el once y juega con el 4-3-3 con el que ha jugado casi todos los partidos del torneo.

 

Esa mejoría se apoya en el excelente rendimiento de su tridente ofensivo formado por Antoine Griezmann (4 goles), Dimitri Payet (3) y Olivier Giroud (3), que copan la tabla de máximos anotadores del torneo. Liderados por el delantero del Atlético de Madrid, los franceses parecen haber olvidado las dudas de la primera fase y también el susto de octavos contra Irlanda.

 

Históricamente, jugar de anfitrión también supone una ventaja añadida y un repaso a la historia lo confirma, ya que Francia no conoce la derrota en sus últimos 17 partidos de fase final como anfitriona, con 15 victorias y 2 empates. Los títulos en la Euro'84 y el Mundial'98 bien lo atestiguan.

 

LA 'BESTIA NEGRA' DE FRANCIA

 

Sin embargo, la historia también tiene un reverso tenebroso para el equipo galo, que se medirá con su 'bestia negro'. No ganan a los alemanes en un gran torneo desde el Mundial de 1958 y en esta racha onerosa figuran tres derrotas en eliminatorias mundialistas: las semifinales de 1982 y 1986 y los cuartos de final de 2014 (1-0).

 

Precisamente el autor del único gol en aquel último precedente, Mats Hummels, será uno de los ausentes en el esquema de Joachim Löw por sanción. Además, el seleccionador germano también perdió en el último partido a otros dos titulares, Sami Khedira y Mario Gomez, por sendas lesiones musculares.

 

Se espera que la baja del nuevo central del Bayern sea suplida con eficacia por Benedikt Höwedes y que la 'Mannschaft' mantenga su mayor activo: la seguridad defensiva. No ha encajado ni un gol en jugada después de seis partidos en esta Eurocopa y tan solo Bonucci fue capaz de batir a Neuer de penalti. Además, Alemania sigue sometiendo a sus rivales sobre el terreno de juego y cuenta con la posesión más alta (63%) de todas las selecciones en esta fase final.

 

Para reemplazar a Khedira el cambio natural sería Bastian Schweinsteiger, pero el capitán arrastra molestias en una rodilla y su presencia es dudosa, lo que abriría la puerta a Emre Can, Julian Weigl e incluso Leroy Sané. En ataque, se espera que Mario Götze ocupe la vacante de Gomez y que Thomas Müller, que aún no ha marcado en esta Eurocopa, se adelante a la punta de ataque.

 

En su sexta semifinal consecutiva de un gran torneo desde 2006, Alemania tendrá que sobreponerse al ambiente adverso y al cansancio acumulado tras la prórroga contra Italia, que solo dobló la rodilla tras 18 penaltis en la tanda, aunque jugó un día antes de que Francia arrollara a Islandia.