El traslado del Mercado del Val se inicia con el desmontaje de la fuente de Jorge Guillén y la librería del Poniente

En dos meses se finalizará la nave de 200 metros cuadrados que acogerá a los 28 industriales del Mercado del Val, durante los dos años en los que se acometa la restauración.

El Parque del Poniente comenzó ayer su cambio de fisonomía que le llevará en un par de meses a compartir su labor de ocio con la comercial, cuando se instale provisionalmente los 28 puestos de venta del Mercado del Val, durante las obras del histórico mercado que se prolongarán al menos durante dos años.

 

La primera intervención ha sido el desmontaje del estanque del poeta Jorge Guillén y el derribo de la librería Relieve que ofrecerán espacio a la nave de 200 metros cuadrados donde se reubicarán los industriales que han salido de su hábitat natural, en el Mercado del Val, para su rehabilitación.

 

Desde el Ayuntamiento, a pesar de la negativa de Ecologistas en Acción, se ha asegurado que se intentará ajustar al máximo el espacio ocupado por los comerciantes, para minimizar los efectos sobre el propio parque y que pueda ser utilizado por el resto de los ciudadanos. La nueva nave tiene un presupuesto de aproximadamente medio millón de euros, a la que los vallisoletanos se tendrán que acostumbrar durante algo más de 24 meses, los mismo en los que se tarde en recuperar todo el esplendor del Mercado del Val.

Noticias relacionadas