Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El tradicional preso indultado en la Semana Santa vallisoletana se une a La Piedad

Los Juzgados de la ciudad fueron testigos de cómo el reo de 65 años, jefe de Negociado de la Seguridad Social condenado por filtrar datos a mutuas, fue liberado para unirse a la procesión.

La tradición volvió a tomar forma este Jueves Santo frente a los Juzgados de Valladolid. El contexto; un hombre vestido de nazareno con la intención de ocultar su identidad, un delito del que se acabó demostrando que era culpable y, para su fortuna, un indulto de Semana Santa conseguido gracias a la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de La Piedad.

 

F.J.G.P., ahora con 65 años, fue juzgado en diciembre del 2013 por la Sección Segunda de la Audiencia de Valladolid por un delito de revelación de secretos, toda vez que entre 2008 y 2009 suministró como jefe del Negociado de Inscripción de Empresas y Afiliación de Trabajadores diferentes datos de empleados a beneficiarios tales como mutuas laborales, a un jefe de seguridad de un gran almacén o a la Policía y Guardia Civil. Finalmente fue condenado en junio de 2014 a tres años y medio de cárcel, que en la actualidad estaba cumpliendo. Hasta ahora.

 

Así, y mientras el sol brillaba en un cielo despejado para la ocasión, como si se tratara de una metáfora de un futuro prometedor para el excusado, este salió del edificio ante la presencia de cientos de vallisoletanos y cofrades para unirse a estos últimos. Un gesto de humildad y perdón en estos días de Pasión, sin duda.

 

Ni corto ni perezoso, se puso manos a la obra en la parte posterior de la talla de ‘La Quinta Angustia’ de la cofradía de La Piedad frente a la Audiencia Provincial, sin que nadie pudiera adivinar quién era F.J.G.P., con su capucha negra, todo esto después de que se leyera en voz alta ante el silencio de los presentes el Real Decreto que le concedía su libertad.

 

La procesión de la Penitencia y Caridad, por cierto, arrancó a las seis y media de la tarde más o menos puntual desde la iglesia de la Antigua y desde el templo de San Martín.

El preso liberado se situó en la parte trasera de la talla de Gregorio Fernández. JUAN POSTIGO
Ver album