El Toro de la Vega enfrenta en Tordesillas a partidarios y detractores del torneo

Imagen del torneo del Toro de la Vega celebrado el pasado año en Tordesillas. JUAN POSTIGO

'Elegido' es el nombre del toro que este martes será protagonista del torneo del Toro de la Vega en Tordesillas, una celebración que ha enfrentado a partidarios y detractores de esta tradición ancestral. 

La localidad de Tordesillas, en la provincia de Valladolid, vivirá este martes la celebración del torneo del Toro de la Vega. Más que nunca, este torneo ancestral que enfrenta a un toro bravo con el hombre se ha convertido en el icono de la defensa de los derechos de los animales frente a los que defienden el sentido histórico de esta tradición ancestral.

 

'Elegido' es el nombre del toro, de la ganadería burgalesa de Antonio Bañuelos, que protagonizará el Toro de la Vega. Un morlaco negro de 600 kilos que supone también el estreno de esta divisa en Tordesillas para participar en un evento declarado de interés Turístico en España en el año 1980.

 

La cita será a las once de la mañana y, de nuevo, las normas se ponen por delante para garantizar su desarrollo atendiendo al reglamento que consta de 53 artículos aunque los más esenciales radican en que el alanceamiento del toro, deberá ser a cuerpo limpio, sin ningún tipo de engaño y en la salida o huída del lancero no deberá haber ninguna defensa u obstáculo artificial que beneficie al lancero para su posible cobijo.

 

Además, atendiendo a estas normas, se intentará el orden en la lidia, respetando al primer lancero que haya osado alancear al toro. El vencedor será el que procure al toro la lanzada más certera, valiosa y grave. Siempre bajo la idea de que lo más importante es la calidad y no la gravedad de dicha lanzada.

 

El Ayuntamiento de Tordesillas recuerda que queda terminantemente prohibido alancear premeditadamente al toro con el fin de no matarlo, sino mermarle sus facultades físicas. Si así ocurriera, el jurado emprenderá las medidas necesarias sobre dichos lancero. De igual forma, está prohibido alancear al toro después de haber doblado, respetándolo así hasta su muerte.

 

Ningún lancero sea de a pie o de a caballo deberá arrojar la lanza al toro con la intención de herirle con el fin de mermar sus facultades. Igualmente, se prohíbe a todos los torneantes arrojar piedras ni otros objetos que puedan dañar al toro. En el caso de hacerlo serían sancionados.
 

Un total de 121 efectivos de la Guardia Civil velará por la seguridad durante su celebraciónLos efectivos estarán integrados en los servicios de Seguridad Ciudadana, Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), Subsector de Tráfico, un aparato de la UHEL, Unidad de Helicópteros, y Unidad de Caballos.

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas