El tiempo para salvar el Colegio San Juan de la Cruz de Valladolid llega a su fin

Pizarra dentro del Colegio San Juan de la Cruz, que parece abocado al derribo. E.TEJEDOR

El Ayuntamiento encomienda todo a la posible reunión de esta tarde del concejal de Urbanismo con la ministra de Empleo. Si no hay resultado, se aprobará la licencia de derribo.

El reloj de arena agota su tiempo, se acaban los plazos. Después de que el Ayuntamiento de Valladolid haya retrasado ya tres semanas la licencia de derribo para el Colegio San Juan de la Cruz, solo queda una carta para evitar que el instituto de la Rondilla acabe convertido en la nueve sede de tesorería de la Seguridad Social. Y esta consiste en la reunión que tendrán esta tarde el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, y la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez.

 

Por si fuera poco, Saravia se presentará en Madrid a pecho descubierto, sin siquiera haber concertado la cita, después de que durante todo este tiempo se haya dado largas a sus peticiones de reunión para llegar a un acuerdo que salve el Colegio. Si no hay resultado positivo, no quedará otra opción que conceder la mencionada licencia.

 

“La reunión o intento de reunión de esta tarde tiene que ver con eso, pero en función de lo que ocurra esta podría ser incluida [la licencia] en despacho extraordinario para la Junta de Gobierno, no es descartable”, hizo ver este martes el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, al ser preguntado por el tema.

 

Y es que cabe recordar que tanto el Ayuntamiento como los vecinos de la Rondilla quieren salvar el centro para usos sociales... con el problema de que el anterior equipo de Gobierno de León de la Riva intercambió la parcela del inmueble con la Seguridad Social, actual propietaria.

 

Y así las cosas, los tiempos se agotan. Al Consistorio no le queda otra opción que aprobar la licencia de derribo, que a fin de cuentas cumple con la legalidad, pese a que no querría hacerlo. Todo depende de la mencionada reunión de Saravia con Báñez... que quizá ni se acabe dando. “No queremos dilatar esto si no hay posibilidad de negociar con el Ministerio”, hizo ver Puente.

 

“Somos un Gobierno que cumplimos la legalidad”, cerró el regidor, que al menos quiso concluir reconociendo que “la esperanza es lo último que se pierde” para un tema que parece más que imposible. El Colegio de San Juan de la Cruz parece abocado al derribo... salvo milagro de Manuel Saravia.

Noticias relacionadas