El tiempo no respeta Valladolid para la final de la Copa del Rey de rugby

La lluvia hizo acto de presencia en la final de Zorrilla. A.MINGUEZA

La AEMET pronosticó que no caería ni una sola gota en todo el día y justo diluvió al comienzo del partido, en una jornada en la que el estadio empezó a llenarse desde primera hora sin contratiempos.

La diosa fortuna no quiso sonreir a Valladolid... y a su rugby. Y es que pese a que todo ha marchado como debe para la celebración del llamado partido del siglo en el estadio José Zorrilla entre VRAC Rugby y El Salvador, un sol juguetón en el cielo que se escondía de vez en cuando entre las nubes terminó con un diluvio universal nada más comenzar el encuentro. Por suerte, todo el público estaba ya situado en sus asientos y no hubo problemas de movilización ya con el oval en marcha.

 

Y eso que la mañana comenzó bien, meteorológicamente hablando. Primero un autobús de jugadores, después otro, ambos recibidos de manera festiva por sus aficionados, la mayoría de ellos cerveza en mano. Pese a las altas dosis de seguridad y precauciones de los cuerpos del Estado, no ha habido ningún incidente reseñable en las inmediaciones de Zorrilla.

 

La fan zone se abarrotó antes del partido como merecen las grandes ocasiones, el estadio fue llenándose poco a poco y de manera ordenada, mientras todo el mundo veía los preparativos a pie de césped. A fin de cuentas, se trataba de una fecha señalada en el calendario y parece que Valladolid ha sabido respetar a sus rivales, y sin embargo amigos.

 

Colores, boinas escocesas, bocatas enormes en las gradas... El ambiente festivo se ha convertido en una auténtica fiesta con chiquillos y mayores disfrutando por igual. Tan solo el detalle de la lluvia afeó el comienzo del partido del siglo.