El tiempo desluce las "buenas expectativas" de la Lenteja de la Armuña con un descenso de la producción de un 35%

El director técnico de la Asociación Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros (Foto: Chema Díez)

La falta de lluvias y las altas temperaturas en algunas fechas de la primavera han dado al traste con las buenas previsiones, aunque el cultuivo ha aguantado 'el tirón' con una cosecha "regular".

El sector de las legumbres en la provincia de Salamanca se encuentra en una situación delicada como consecuencia de las condiciones meteorológicas, que no han acompañado a los agricultores, reduciendo en un elevado porcentaje la producción de cara a una nueva campaña de recolección.

 

Así lo confirma el propio director técnico de la Asociación Legumbres de Calidad (entre las que se encuentra la Lenteja de la Armuña), Nicolás Armenteros, quien señala que dentro de la dificultad de la primavera "muy seca y con temperatura elevadas, ha provocado que una cosecha que se presentaba como buena en la lenteja se haya convertido en mala".

 

No en vano, y pese a estas dificultades, la Lenteja de la Armuña se ha defendido "razonablemente bien con parcelas que darán un rendimiento aceptable, pero teniendo en cuenta que hay otras tantas que estás siendo tasadas por los peritos de Agroseguro al dar producciones de 100 o 200 kilos por hectárea. Año variopinto, soportando las adversidades".

 

Pero, ¿qué rendimientos van a recoger los agricultores? "Al final, la cosecha será regular, compensando las zonas malas con las buenas, en torno a 650 kilos por hectárea de media cuando lo normal es tener entre 950 y 1.000", argumentó Armenteros, según las primeras previsiones.

 

"EL GARBANZO TAMBIÉN ACUSARÁ EL TIEMPO"

 

Por otro lado, el futuro para el Garbanzo de Pedrosillo para esta campaña tampoco es muy halagüeño porque "notará el tiempo, que no ha sido muy favorable pese a contar con garbanzales muy buenos", apunta Nicolás Armenteros.

 

Pasar un mes de mayo con solo 15 o 20 litros en La Armuña "es muy malo aunque las tierras están muy cebadas de las lluvias del invierno. Pero para que haya una buena producción hubiese hecho falta más precipitaciones y los rendimientos tampoco van a ser muy abundantes", concluyó.