El Teatro Calderón acoge una "restaurada" versión de 'Donde hay agravios no hay celos' de Rojas Zorrilla

La Compañía Nacional de Teatro Clásico, de la mano de su directora Helena Pimenta, traslada una de las mejores comedias del Siglo de Oro nacida en el siglo XVII de la pluma de Fernando de Rojas Zorrilla.

NADA QUE ENVIDIAR A LA COMEDIA INGLESA

 

La comicidad de la acción, en la que el honor se contrapone a los celos y, por ende, al amor, ha sido hasta ahora muy bien acogida por el público, sobre todo jóvenes y adolescentes, ha resaltado el actor Jesús Noguero, quien encarna a Don Juan de Alvarado y quien incide en que la presente versión, "dentro de la complejidad del verso, es súper fresca, muy divertida, al nivel de las comedias inglesas que todo el mundo tiene como un referente".

 

Pese a que Don Juan de Alvarado es uno de los personajes más agraviados de la obra de Rojas Zorrilla, su protagonista lo ha puesto como "ejemplo de la auténtica liberación masculina", en referencia a que, a través del amor, consigue trascender la obligación de matar al otro para salvar el honor.

 

El plantel de actores y atrices lo completan Óscar Zafra (Bernardo), Rafa Castejón (Don Lope de Rojas), Nuria Gallardo (Beatriz), Clara Sanchís (Doña Inés de Rojas), Mónica Buiza (Mujer), David Lorente (Sancho) y Natalia Millán (Doña Ana de Alvarado).

 

Estos dos últimos, presentes también en la presentación de la obra, se han felicitado por la buena acogida dispensada hasta ahora por el público a una comedia que, en palabras de Lorente, supone una "fiesta en cada representación" y que, tal y como apostilla Natalia Millán, permite vivir una "maravillosa liturgia de cultura y entretenimiento que está atrayendo a un público joven".

Estrenada en 1637 por su autor, uno de los predilectos de la corte de Felipe IV, la citada comedia fue una de las más representadas de su época e incluso tomada como referencia en Francia e Inglaterra para títulos como 'Jodelet ou le maitre valet' o 'The man*s the master de Davenant', para posteriormente, por extrañas circunstancias del devenir teatral, convertirse en una obra olvidada.

 

Ahora, en un intento por acercar esta comedia a un público contemporáneo de todas las edades, la CNTC ha versionado el texto de Rojas Zorrilla en un acto más propio de una "restauración, como se hace con las joyas de los retablos o los cuadros ajados en el tiempo, y para ello hay que raspar, lijar, limpiar, inventar algún matiz de algún color e incluso recurrir al photoshop", ha explicado este jueves, durante la presentación del montaje, el padre de dicha readaptación y también actor en la misma, Fernando Sansegundo.

 

La nueva versión estrenada en Almagro (Ciudad Real) respeta el fondo de esta comedia urbana que sucede enteramente en un Madrid decadente donde los celos y los agravios asaltan a los personajes de manera inmisericorde durante tres jornadas, con arriesgados combates de esgrima y una música en directo de acordeón como mezcla de lo popular y solemne, pero aporta nuevos matices a unos personajes "excéntricos".

 

De hecho, Helena Pimenta, en declaraciones recogidas por Europa Press, aclara que se ha intentado sacar a los personajes de su centro. "Había que trabajarlos desde el descentre para llegar a personajes que se van tirando al abismo, cogen caminos complicados y exponen sus vergüencitas", y todo ello en el afán de "desterrar el mito de que los personajes de las comedias son seres estereotipados, esquemáticos y, en cambio, demostrar que tienen una gran complejidad y recorrido".