El tapón se formó por el cierre de una puerta de acceso y la masificación

Una de las puertas que forman parte del vallado perimetral de la plaza, "que debe permanecer absolutamente abierta" para facilitar el tránsito desde el Callejón, se ha ido cerrando.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Morrás, ha manifestado que, tras las fiestas de San Fermín, se realizará un "análisis en profundidad" de las causas por las que en el séptimo encierro se ha formado un montón en la puerta de acceso de la plaza de toros, en principio provocado por una conjunción de motivos, entre ellos el cierre de una de las puertas y la masificación de corredores.

  

En rueda de prensa, Morrás ha explicado, tras un primer análisis, que una de las puertas que forman parte del vallado perimetral de la plaza, "que debe permanecer absolutamente abierta" para facilitar el tránsito desde el Callejón, se ha ido cerrando.

  

Ha precisado el consejero que cuando ha comenzado la carrera ambas hojas de la puerta estaban abiertas "pero existe una mínima ranura controlada por una persona para que puedan entrar los últimos agentes de la Policía Foral que efectúan la última retención en el encierro".

  

Según ha continuado, "la presión de los corredores que han llegado en primer lugar, que en la mayoría de las ocasiones van andando y cuya participación es discutida, ha hecho que choquen contra la puerta y se haya ido cerrando una de las hojas de la puerta". Era imposible, ha dicho, volver a abrirla por completo.

  

Morrás ha detallado, además, que se han producido caídas de corredores en este punto, lo que "acaban produciendo un montón, que ha generado esa muralla humana y que ha creado los momentos de peligro y las circunstancias más graves del encierro".

  

El consejero ha añadido que, a partir de ahí, las decisiones adoptadas han sido "positivas" ya que los astados se han evacuado por el callejón de la plaza y "han accedido al ruedo por el callejón al abrirse una de las puertas".

  

Se han suspendido las vaquillas posteriores al encierro en la plaza tras la primera para dejar las salidas de la plaza libres, así como la enfermería. Tampoco se han soltado los mansos de cola.

  

El consejero ha indicado que la reacción ante lo ocurrido "ha permitido que por desgracia estamos hablando de dos personas con pronóstico grave o muy grave pero que no haya habido una tragedia".

 

CAMBIAR LA FORMA DE FUNCIONAR

 

Javier Morrás ha señalado que "una manera de funcionamiento eficaz durante décadas hoy no ha sido así en la parte derecha" y por ello ha manifestado que "hay que hacer análisis sobre esta forma de funcionar" y modificarla "para que no se vuelva a producir".

  

En este sentido, ha asegurado que en el último encierro de los Sanfermines este domingo se modificarán los tiempos de entrada a la Plaza de Toros y la actuación de la Policía Foral. "Mañana se les dejará entrar antes, mañana es un día malo porque es domingo", ha dicho, para hacer un llamamiento al público de la plaza para que "no se censure y se respete" a estos corredores tempranos.

  

El consejero ha indicado que se "congratulan" de que "la situación vaya mejorando pero hemos pasado por un momento tenso en la historia de los Sanfermines y por un montón que hacía bastante años que no se repetía en esta magnitud".