El TAC 2015 arranca con el homenaje a Mario Pérez Tápanes

Mario Pérez Tápanes, recibe el reconocimiento en la inauguración del TAC. A.MINGUEZA

El actor, programador y profesor de arte dramático recibió el aplauso del público en la inauguración del festival callejero de Valladolid.

Pistoletazo de salida al decimosexto Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid, y bien hay que decir que el telón no se alzó de cualquier manera. El reconocimiento a Mario Pérez Tápanes, como homenaje al que fuera director de programación de la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento hasta el año pasado, fue el inicio perfecto para unos días que se esperan mágicos en la ciudad.

 

Y es que Pérez Tápanes se ha mostrado emocionado en el momento de recibir el galardón. “Hoy Valladolid es más que mi entorno vital, es el escenario donde se ha desarrollado la mitad de mi vida y todo indica por ahora que lo seguirá siendo”, ha explicado, ya con la estatuilla y el aplauso del público congregado en el Laboratorio de las Artes bajo el brazo.

 

“No encuentro otra palabra que no sea la de honor al describir lo que significa para mí que aquella Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento que me recibió, me haga hoy este reconocimiento a través del TAC”. Un TAC que, por cierto, ya ha comenzado con sus diferentes actuaciones en la tarde de este mismo miércoles y que durarán hasta el domingo.

 

Mercedes Cantalapiedra, León de la Riva y el homenajeado, Pérez Tápanes. A.MINGUEZA

 

“Siempre me he sentido por encima de todo como un artista y un creador, algo que las circunstancias han colocado muchas veces en segunda línea de combate pero que nunca ha desaparecido y espero que no lo haga jamás”. Pérez Tápanes, acompañado del todavía alcalde Javier León de la Riva y la concejal de Cultura, Mercedes Cantalapiedra, se iba creciendo por segundos antes de llegar al final de su discurso.

 

“Aunque Marceau o Barba sean nombres que me hagan sentir pequeño entre gigantes, si así lo habéis decidido mi agradecimiento se multiplica y me pregunto, ¿tengo derecho a despreciar este regalo? Pues el que piense que sí, se equivoca”. Un aplauso atronador dejó patente que nadie lo pensaba así. Ahora, es momento de disfrutar del Teatro y Artes de Calles de Valladolid, exactamente igual que tantos años hizo el homenajeado.

Noticias relacionadas