El Supremo reconoce el usufructo de David Álvarez sobre Vega Sicilia, pero sus hijos lo niegan

TRIBUNA

La sentencia permite en apariencia a Álvarez recuperar el control de la sociedad mediante el usufructo de los derechos políticos. La sentencia es firme y no permite recurso.

La sala de lo civil del Tribunal Supremo ha emitido una sentencia en la que ratifica una resolución anterior de la Audiencia Nacional que reconoce el usufructo por parte del empresario David Álvarez sobre la mayor parte de las acciones de El Enebro, la sociedad patrimonial de la familia Álvarez y titular de Bodegas Vega Sicilia y la empresa cárnica Valles de Esla.

 

La sentencia permite en apariencia a Álvarez recuperar el control de la sociedad mediante el usufructo de los derechos políticos, si bien los cinco hijos 'díscolos' del empresario han emitido una nota en la que interpretan que el alto tribunal no reconoce esta circunstancia. "La sentencia no altera el control de El Enebro", afirman, sin ofrecer argumentos.

 

Con esta sentencia, el Supremo confirma una resolución de la Audiencia Nacional de junio de 2013 en la que se desestimaba el recurso presentado por los cinco hijos 'díscolos' de Álvarez. Tras el fallo de la Audiencia, los hijos habían decidido recurrir a su vez al Supremo. Ahora la sentencia es firme y no admite recurso.

 

Al conocer la sentencia "favorable", Álvarez ha emitido una nota en la que celebra que se le "devuelvan los derechos políticos y económicos" y se ponga fin al "largo y doloroso litigio" que "se ha visto obligado a hacer frente".

 

Por su parte, El Enebro, controlado en la actualidad por los hijos, ha emitido en paralelo una nota en la que asegura que la sentencia del Supremo no hace sino reconocer a Álvarez lo que los propios hijos "le ofrecieron al inicio del litigio", que es "el derecho de usufructo y el derecho al dividendo".

 

Sin embargo, "en ningún caso el tribunal le concede el control político de la sociedad que permanece en manos de ellos", dice en alusión a los hijos. De esta forma, "la sentencia no altera el control de El Enebro", concluye.

 

Fuentes cercanas a El Enebro indicaron a Europa Press que la interpretación de sus abogados para retener el control se basa en que el Tribunal concede a los hijos la posibilidad de asistir a las juntas y en que la legislación actual les concede poder de revocación durante las asambleas.

 

En todo caso, el Supremo dice en la sentencia que esta asistencia no impide que Álvarez pueda ejercer su poder político. En caso de que sea así, el empresario tendrá derecho a una indemnización por los daños y perjuicios causados.

 

Frente a la interpretación de El Enebro, la representación judicial del empresario ha emitido otra nota en la que considera que la sentencia del Supremo "acredita cumplidamente que los cinco hijos han intentado sin éxito negar los derechos económicos y políticos del señor Álvarez".

 

El tribunal "ha reconocido los derechos de los que David fue desposeído, ordenando a sus hijos que le otorguen poder irrevocable para ejercitarlo". Para el entorno de Álvarez, "parece que los hijos enfrentados a su padre no están dispuestos a acatar la resolución judicial", lo que supone "un agravio más a su padre".

 

UN JUZGADO DECIDIRÁ.

 

El proceso entrará a partir de ahora en fase de ejecución de sentencia. Deberá ser el órgano ejecutor, el Juzgado de Primera Instancia número 53 de Madrid, el que disponga cómo se aplica la decisión del Supremo.

 

El presidente y principal accionista de Eulen, de 88 años, había sido desposeído en 2010 por cinco de sus siete hijos de los derechos políticos y económicos de El Enebro. Álvarez les había cedido las acciones tras el fallecimiento de su mujer, si bien ambas partes habían renovado hasta 2010 distintos acuerdos para que el empresario pudiera ejercer los derechos políticos.

 

Al producirse la desposesión en 2010, el empresario la denunció en los tribunales, que reconocieron su derecho al usufructo y la práctica de los derechos políticos.