El suicida de la calle El Bierzo de Salamanca había preparado dos explosivos para volar el edificio

La Guardia Civil, en el lugar de los hechos donde se 'rozó' la tragedia (Foto: Toño González)

Según revela la Guardia Civil de Salamanca, el conductor suicida embistió al camión por la autovía cuando éste intentó esquivarle, lo que indica que buscaba hacer aún más daño y a la vez quitarse la vida.

La investigación llevada a cabo por la Guardia Civil de Salamanca sobre el acidente en el que murió un conductor suicida (00.40 horas de este 7 de noviembre) y su posterior revisión del domicilio del mismo es digno de cualquier película de ciencia ficción y demuestra que Salamanca podía haber vivido una tragedia de dimensiones incalculables.

 

Y es que, según las investigaciones llevadas a cabo por la Benemérita, el suicida había planeado volar el edificio en el que vivía ubicado en la calle El Bierzo (cerca del Centro Comercial Carrefour) ya que había colocado dos artefactos explosivos creados con dos bombonas y dos temporizadores, uno en su vivienda y otro en el garaje.

 

De hecho, y tras permanecer en el accidente donde había fallecido el suicida, y sin conocer aún la relación entre estos dos hechos, la Guardia Civil se trasladó a dicho inmueble en Salamanca para acceder al interior de la vivienda tras recibir un aviso de los vecinos por un fuerte olor a gas.

 

Allí, y acompañados por una vecina y un cerrajero, entraron en el 2º D del número 19 de la calle El Bierzo y observaron un temporizador -ya inactivo- y, en el dormitorio, una bombona de butano de la que sale un tubo que, a través de un orificio, penetra en el mismo y en el interior persisteía un fuerte olor a gas.

 

Inmediatamente, la Guardia Civil tomó las primeras medidas de seguridad en protección propia y de las personas y bienes, abriendo las ventanas para disipar el gas y evitar el riesgo, al tiempo que se avisó a los bomberos de Salamanca.

 

De igual manera, se inspeccionó, en colaboración con bomberos de Salamanca, la plaza de garaje empleada por el fallecido, observando la puerta del mismo cerrada pero abombada hacia su exterior. Al  acceder los bomberos a su interior se encuentran otro temporizador, también inactivo, junto a una bombona y los restos de dos pequeños incendios sofocados.

 

De las primeras gestiones realizadas en el lugar por los componentes del equipo de investigación, se deduce que el fallecido no tenía trato con los vecinos y vivía solo.

 

Para asegurar totalmente la inexistencia de riesgos y determinar si era un dispositivo eficaz para causar un incendio o explosión, se recaba la presencia del equipo GEDEX de desactivación de explosivos de la Comandancia de Valladolid. Personados en el domicilio del fallecido a las 12.47 horas confirmando la inexistencia de riesgos para los ocupantes del inmueble y edificios colindantes.

 

GEDEX confeccionará un informe técnico sobre los artefactos incendiarios anteriormente mencionados, que se trasladará al Juzgado de Guardia.

Noticias relacionadas