El sueño de Gales continúa en un duelo con el 'Brexit' como protagonista

(Foto: Uefa.com)

Bale continúa en estado de gracia para liderar a su selección en la Eurocopa de Francia y continuar en la competición. Gales venció a sus vecinos de Irlanda del Norte (1-0)

 

FICHA DEL PARTIDO

 

GALES: Hennessy; Gunter, Chester, Williams, Davies, Taylor, Allen, Ledley (Williams, min.63), Ramsey, Bale y Vokes (Robson-Kanu, min.55).

 

IRLANDA DEL NORTE: McGovern, Jonny Evans, McAuley (Magennis, min.84), Cathcart, Hughes, Dallas, Norwood (McGinn, min.79), Steven Davis, Corry Evans, Ward (Washington, min.69) y Lafferty.

 

GOL:

 

1 - 0, min.75, McAuley (propia puerta).

 

ÁRBITRO: Martin Atkinson (ENG). Amonestó a Neil Taylor (min.58) y Ramsey (min.92) por parte de Gales. Y a Dallas (min.44) y Davis (min.67) en Irlanda del Norte.

 

ESTADIO: Parque de los Príncipes, París.

La selección de Gales alimentó su sueño continental a costa del de Irlanda del Norte gracias a una victoria por la mínima y tanto en propia meta de McAuley a 15 minutos del final (1-0), con el cual los 'dragones' sellaron un histórico pase a cuartos de final de la Eurocopa de Francia, donde se medirán con Hungría o Bélgica.

 

El fútbol tomó el protagonismo de unas islas en plena pelea de identidad con el referéndum favorable al 'Brexit'. Vecinos y rivales, debutantes en una cita continental, el premio fue para una Gales que sufrió para crear en la primera mitad pero acertó a maniatar a su rival con el paso al frente de Gareth Bale y Aaron Ramsey.

 

El delantero del Real Madrid, asistido por el centrocampista del Arsenal, centró desde la banda izquierda con potencia e intención y el balón lo introdujo en su portería McAuley. Corría el minuto 75 e Irlanda del Norte comenzaba a firmar su rendición, después de aguantar de pie, como hizo en la fase de grupos, y por momentos desesperar a su rival.

 

El primer asalto del derbi fue nulo, aunque mejor aprovechado por Irlanda del Norte. Los de Michael O'Neill aceptaron el dominio territorial del rival, pero con buena presión y la disciplina atrás apenas concedieron ocasión a los 'dragones'. Anulado Ramsey y sin noticias de Bale, Gales no supo inquietar la meta rival.

 

De hecho, pese a no complicarse la vida en especial en ataque, el cuadro norirlandés tuvo la mejor ocasión, por medio de Dallas a los diez minutos de encuentro. El disparo lejano lo despejó Hennessy a córner. Ni el aviso temprano despertó a una Gales espesa, sufriendo lo rocoso del rival, lo seco y lento del campo y sin las ideas claras para encontrar a Bale.

 

Tras el descanso, hasta que dio la gasolina, los de O'Neill volvieron a entrar mejor en el encuentro, con presión e intensidad. Sin embargo, con un par de ocasiones, las primeras del partido, Gales entró en acción. Primero, un buen centro de Ramsey viendo el desmarque de segunda línea de Vokes. Después, en su primera arrancada, Bale forzó una falta que llevó peligro.

 

Los de Chris Coleman obligaron a retroceder a los norirlandeses. Un paso atrás que complicó las tareas defensivas en los de verde y blanco y que favoreció el acoso de Gales. Así, entre Ramsey y Gales generaron la jugada de gol por la banda izquierda, con el rival muy cerca de su portería y cediendo en la presión. El centro envenenado de Bale terminó en el pase histórico de los 'dragones'.

 

Sin capacidad de reacción, Irlanda del Norte no supo voltear el corto marcador, con una Gales sacando el premio gordo de estar por primera vez en cuartos de final. Con poco, mucha historia para un país que sigue escribiendo las líneas de su mejor torneo. Las que rubricaron también los de O'Neill pese a su despedida de Francia.