El 'stock' de infraestructuras del país pierde valor por vez primera por falta de conservación

Carretera de Olivares.
"España invierte la mitad de lo necesario para mantener su capital público", según las patronales de sector, que piden un plan inversor


MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El 'stock' de infraestructuras públicas ya construidas con que cuenta España registrará este año su primera pérdida de valor de la historia, que se estima en un 1,25% (unos 10.000 millones de euros), por falta de inversión en su conservación, según alertan las patronales de la construcción y de fabricantes de materiales de construcción.

El valor de dicho capital público descenderá así de la cota de los 800.000 millones de euros que alcanzó en 2010 para descender hasta los 790.0000 millones de euros.

El sector constructor achaca a la "paralización" de la inversión en obra pública, fundamentalmente la destinada a conservación, esta reducción en el 'stock' de capital público "que había seguido una línea ininterrumpida de ascenso desde 1960, en toda su serie histórica".

"En anteriores periodos de crisis, como los vividos a finales de los setenta y a principios de los noventa, se ralentizó el crecimiento del capital público, pero nunca habíamos presenciado una reducción como la actual, provocada por la ausencia de mantenimiento de la tasa de reposición de infraestructuras", según aseguran desde el sector.

"España está invirtiendo la mitad de lo necesario para mantener el capital público", alertan al unísono la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), la patronal de fabricantes de cemento (Oficemen), las de hormigón (Anehop y Anfah), la de áridos (AFA) y la de prefabricados de cemento (Andece).

Por ello, estas organizaciones se han unido para advertir de "las graves consecuencias que puede acarrear para el conjunto de la sociedad".

PONE EN PELIGRO EL CRECIMIENTO.

Según aseguran, esta pérdida de valor del capital público y el parón inversor "ponen en peligro la productividad, el crecimiento y, en definitiva, el futuro de España". "Si esta tendencia no cambia, vamos a dejar en herencia a las próximas generaciones un país más empobrecido y con menos activos", avisan.

Asimismo, el sector se ha unido para reclamar a las distintas administraciones planes para recuperar la inversión en obra pública, al asegurar que en España no todo está construido.

"España está aún por construir", garantiza el presidente de la CNC, Juan Lazcano. "Estamos construyendo fuera y destruyendo en el interior", añade, para además recordar la carencia de inversión en mantenimiento. "Sólo la red de carreteras presenta un déficit de conservación de 6.600 millones de euros", apunta.

La patronal constructora considera además que "el empleo no será sostenible en España hasta que no se revitalice el sector de la construcción".

DEMONIZACIÓN DEL SECTOR.

Más allá de la incertidumbre sobre la formación del nuevo Gobierno central, el sector considera que se trata de un asunto del conjunto de las administraciones públicas y de todas las formaciones políticas.

"Es más un tema ideológico, ninguna formación política prioriza en sus programas al sector de la construcción", señala el presidente de los fabricantes de cemento, Jaime Ruiz de Haro.

"Se trata de una industria que en los últimos años ha perdido 216.000 empresas y 1,4 millones de puestos de trabajo, y en vez de tomar medidas o abordar un plan de reconversión, no se hace nada, y sólo se la demoniza", denunció de su lado el presidente de la patronal constructora.