Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El soterramiento de Valladolid tendrá su próximo capítulo el 16 de febrero

Óscar Puente y Manuel Saravia, encargados a día de hoy de defender el posible soterramiento de Valladolid. TRIBUNA

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad, compuesta por Adif, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento, se reunirá dicho día para hablar de nuevo de la financiación del proyecto.

Nuevo capítulo en lo que ya es el culebrón del soterramiento, toda vez que el próximo 16 de febrero se reunirá el Consejo de Valladolid Alta Velocidad, compuesto por Junta, Ayuntamiento y Adif, para tratar de avanzar en el asunto. El Consistorio se reunirá este viernes para trazar las líneas esenciales que se llevarán a dicho encuentro y dejar clara así su postura al respecto.

 

Y es que todo se encuentra en una situación delicada, ya que el Ayuntamiento tendría que haber pagado el 1 de enero más de cien millones de euros a los bancos según estaba acordado en el convenio, a pesar de que el proyecto apenas ha hecho que empezar. La idea es llevar una propuesta que pueda valer a todos, y en ello se trabajará este mencionado miércoles.

 

“Hay tres puntos”, explicó a los medios Manuel Saravia, concejal de Urbanismo, respecto a lo que se hablará este viernes. “La financiación, la reconsideración del proyecto y la reconsideración del convenio. Estamos poniéndolo todo ordenadamente, y en los próximos días tendremos clara la postura del Ayuntamiento en estos tres puntos”, hizo ver Saravia.

 

CAMPUS DE LA JUSTICIA

 

Por otra parte el concejal también fue preguntado por la condena del presidente de Parqueolid que se confirmó este miércoles, ya que este es uno de los propietarios de los terrenos de El Salvador, junto a San Pablo, donde se pretende hacer el Campus de la Justicia de Valladolid.

 

“Implicación directa creo que no tiene, porque las cosas siguen como estaban con una deuda inmensa, elevadísima, con el Sareb”, explicó Saravia en referencia a la deuda que tienen los propietarios de este terreno –que son varios- con el llamado ‘banco malo’. “Es un elemento más a tener en cuenta para saber la situación de cómo están los propietarios, pero nada más”, concluyó.