El sosiego de la jornada de reflexión, según Álvaro