El sol y las temperaturas primaverales seguirán afectando a la Península al menos hasta el sábado

El paso de Santa Genoveva

El sol y las temperaturas primaverales seguirán afectando a la Península, al menos hasta el sábado, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La AEMET ha señalado que este miércoles el anticiclón seguirá afectando a todo el país y que se esperan cielos poco nubosos o despejados en general aunque podría haber algunas nubes altas. Sin embargo, ha apuntado que en el extremo norte peninsular el cielo estará nuboso y podría haber algunas lluvias débiles y ocasionales, más probables en el Cantábrico oriental y Pirineo occidental durante las primeras horas del día.

Además, en el litoral central de Cataluña y en el noroeste de Mallorca podría haber chubascos débiles en las horas centrales del día.

Este miércoles santo, las temperaturas bajarán "claramente, incluso de forma notable" en los Pirineos y en el entorno del Ibérico, excepto en el oeste peninsular y Canarias donde se mantendrán sin cambios. El viento soplará con intervalos de fuerte de componente norte en áreas del nordeste peninsular, Menorca, litoral noroeste de Galicia y Canarias.

Respecto al Jueves y Viernes Santo, la AEMET ha dicho que se prevé un tiempo anticiclónico y estable en todo el país con cielos poco nubosos o con tan solo intervalos de nubes altas.

Sin embargo, los termómetros descenderán por la noche y puede llegar a haber algunas heladas débiles en la mitad este de Castilla y León, Ibérico y Pirineos, aunque se recuperarán el viernes. En cuanto a las diurnas, espera que aumenten en la mitad norte peninsular, Levante y Baleares y que bajen en el sur. Por su parte, en Canarias permanecerán sin cambios.

El viento esos días no será significativa en el conjunto del país y solo soplará viento de norte en el noreste de Gerona y litoral noroeste de Galicia y el Levante afectará al Estrecho.

De cara al Sábado Santo y hasta el lunes de Pascua, la AEMET ha observado que aumentará la incertidumbre en la predicción aunque ha adelantado que "no se espera un tiempo radicalmente diferente del de los días anteriores".

En todo caso, esos "posibles cambios" podrían suponer la entrada de aire frío del norte nordeste el sábado que provocaría un "marcado" descenso de los termómetros en la mitad norte peninsular y que durante el domingo se extendería, con menor intensidad, a la mitad sur y a Baleares.

También, con una pequeña probabilidad, podría dar lugar el sábado a precipitaciones débiles en Cantabria, País Vasco, Navarra, Pirineos y nordeste de Cataluña.

Por otra parte, hay una tendencia al aumento de la inestabilidad, sobre todo en el área peninsular, que daría lugar a la formación de nubes de evolución diurna, sin descartar algunos chubascos o tormentas principalmente en los sistemas montañosos y durante las horas centrales del día y por la tarde. En Canarias, hay posibilidad de alguna precipitación débil en el norte del archipiélagoo.