El 'show bizarro' de Donald Trump en el debate entre candidatos republicanos

Donald Trump

Donald Trump quería erigirse en el protagonista absoluto del primer debate entre candidatos a las primarias republicanas y lo consiguió como mejor sabe hacerlo, desatando su lengua para dejar patente su racismo, machismo y prepotencia. 

El magnate Donald Trump ha acaparado toda la atención en el primer debate entre los candidatos a las primarias republicanas que ha organizado la cadena norteamericana Fox. En el encuentro, Trump ha realizado polémicos comentarios sobre inmigración, feminismo o su relación con los Clinton en lo que medios estadounidenses han bautizado como ‘el show de Trump’.

 

Estos son algunos de los comentarios más controvertidos del aspirante republicano en la pasada noche:

 

Sobre la crisis migratoria con el vecino México. "Necesitamos construir un muro y hacerlo de forma rápida. No me importaría que tuviera una grande y preciosa puerta para que los inmigrantes entren en Estados Unidos, pero de forma legal"

 

Además, Trump lanzó alabanzas llenas de ironía al Gobierno mexicano: "Nuestros dirigentes son estúpidos, nuestros políticos son estúpidos con respecto a los mexicanos que son mucho más inteligentes y afilados", aseguró, al tiempo que volvió a relacionar la inmigración con la delincuencia: "Cuando mandan a gente a Estados Unidos no están mandándote a ti (dirigiéndose al espectador), sino a gente que trae aquí sus muchos problemas".

 

"Traen drogas, traen crimen, son violadores y algunos, supongo, que son buena gente", concluyó el empresario.

 

Con respecto a sus comentarios misóginos, en los que se describía a las mujeres como "cerdas gordas, perras y animales desagradables", el magnate matizó para regocijo del público que solo se refería a Rosie O'Donnell, conocida actriz y presentadora de un 'talk show' sobre asuntos sociales y de género.

 

El magnate también acaparó la atención al ser el único de los diez candidatos conservadores que levantó la mano al ser preguntados por la posibilidad de presentarse como independientes a la carrera por la Casa Blanca, en el caso de no ser nominados por el partido. "No se puede decir que tenga que respetar al candidato ganador... si soy el nominado, prometo que no iré como independiente", respondió en una muestra de su peculiar sentido del humor.

 

Asimismo, consideró que uno de los grandes problemas de Estados Unidos ha sido ser políticamente correcto, otro comentario que levantó los aplausos del público. "No tengo tiempo para la corrección política y para ser honesto, este país tampoco lo tiene", apuntó.

 

Finalmente, al ser interrogado sobre su estrecha relación con los Clinton, Trump trató de darle la vuelta a la situación y mostrarse como una persona influyente por encima de ideologías. "A Hillary le dije que viniera a mi boda, creo que no tenía otra opción que venir", destacó.