El septuagenario que cobró pagarés falsificados en Valladolid se conforma con dos años y cuatro meses de cárcel

El septuagenario acusado de haber cobrado en 2004 en Caja Duero varios pagarés falsificados por importe global de 5.762 euros, M.P.M, se ha conformado hoy con una condena de dos años, cuatro meses y dieciséis días de cárcel, frente a los seis que solicitaban las acusaciones pública y particular.

El juicio, por tanto, no ha llegado a celebrarse ante la conformidad alcanzada y que se ha traducido en una sentencia, ya firme, consistente en la referida pena privativa de libertad junto con una multa de 540 euros y, en concepto de responsabiliidad civil, en la obligación de indemnizar a los perjudicados, Ignacio Rodríguez S.A. y Novoclima y Sistemas S.L, con 2.851 y 2.911 euros, respectivamente.

 

El condenado, autor de un delito continuado de falsedad en documento oficial y mercantil en concurso medial con un delito continuado de estafa, con la agravante de reincidencia, se ha visto beneficiado por una sustancial rebaja de la pena--le pedían seis años de cárcel--al retirar las acusaciones el tipo agravado derivado del uso de cheques bancarios, que ya no está en vigor desde la última reforma.

 

Los hechos se produjeron en 2004 cuando el condenado, una vez en poder de los referidos efectos mercantiles emitidos por la empresa Ignacio Rodríguez S.A--se desconoce la forma en que se apoderó de ellos--, se personó el día 18 de octubre en la sucursal de Caja Duero de la calle José Luis Arrese y el 2 de noviembre en las oficinas de la entidad en la calle Vega Fría y, ese mismo día, en las de Caja España, en Arca Real, y del BBVA en la Avenida de Madrid para presentar al cobro dichos efectos.

 

El 'modus operandi' en todas las operaciones consistía en alterar las cantidades originales de los pagarés, haciendo constar otras más elevadas, y presentar un DNI falso a nombre de Fernando Martín Torres, persona que figuraba como beneficiario de tales efectos mercantiles.

 

Sin embargo, tan sólo logró su propósito los días 18 de noviembre de 2004 en la sucursal de Caja Duero, en la calle Vegafría, y el 2 de octubre en la oficina de esta misma entidad en José Luis Arrese, en las que cobró, respectivamente, un pagaré por importe de 2.911 euros contra la cuenta de Novoclima y Sistemas S.L. y otro de 2.851 euros contra la cuenta de Ignacio Rodríguez S.A, tras alterar al alza los importes originarios que, por el mismo orden, eran de 6,148 y 11,69 euros.

 

El DNI manipulado, a nombre de Fernando Martín Torres y correspondiente a un vecino con domicilio en Canga (Pontevedra), había sido escaneado y reproducido con las modificaciones citadas por medio de un sistema informático con inyección de tinta y plastificado tras incorporar la foto del acusado, sin que al Ministerio Fiscal le conste la intervención de éste en tales alteraciones.