El Seprona de Burgos imputa un delito de maltrato al dueño de un galgo por dejarlo abandonado

El can se recupera favorablemente en una casa de acogida.

El Seprona de la Guardia Civil de Burgos ha identificado, localizado e investigado a J.L.E.G, de 52 años, como presunto autor de un delito de maltrato animal, tras abandonar un perro de su propiedad, según informaron fuentes del Instituto Armado.

  

Los agentes tuvieron conocimiento a finales de enero pasado, gracias a la colaboración ciudadana, de la presencia desde hacía meses de un galgo que deambulaba por la comarca Odra-Pisuerga.

  

Por ello, efectivos de esta Unidad, a través de un vecino de la zona, localizaron al animal pero no pudieron capturarlo por su carácter esquivo y asustadizo. Tras varios intentos fallidos, se gestionó la recogida del perro por el ente competente, practicando mientras tanto las pesquisas necesarias para encontrar a su dueño.

  

Semanas más tarde se constató que el animal continuaba suelto. Parecía haber sufrido un accidente de tráfico ya que presentaba una notoria cojera, fruto de la fractura de una pata y diversas erosiones.

  

Finalmente, el Seprona puso la situación en conocimiento del Servicio de Recogida de Animales de la Diputación Provincial de Burgos, que capturó al animal y facilitó las primeras atenciones veterinarias.

  

Se trataba de una hembra de galgo español, de unos 11 meses, con severa malnutrición, que carecía de microchip y presentaba herida abierta con importante fractura del radio y cúbito de la pata izquierda.

  

Las pesquisas han culminado con la identificación y localización del propietario, al que se investiga como presunto autor de un delito de abandono de un galgo.

  

Destacar la labor y aportación de distintas asociaciones de animales y clínicas veterinarias locales y nacionales. El animal ha salvado la vida y se recupera ahora favorablemente en una casa de acogida.

  

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Burgos.