El sector inmobiliario recupera el pulso

Las operaciones de compraventa de viviendas en España han aumentado un 5,4 por ciento respecto a 2013.

Los datos de transacciones inmobiliarias correspondientes al mes de mayo publicados por el Instituto Nacional de Estadística reflejan un incremento interanual en las compraventas de viviendas del 5,4 por ciento que, unido a los incrementos registrados en marzo y abril, indican una recuperación del mercado inmobiliario español.

 

Beatriz Toribio, responsable de Estudios de Fotocasa, ha calificado este repunte de "lento", a la vez que lo considera una confirmación de "la estabilización a la que tiende el mercado tras años de paralización".

 

Los precios están frenando su caída en los últimos meses, registrándose en mayo la menor bajada de los últimos tres años, cifrada en un 5,3 por ciento, po el 11 por ciento de disminución en el mismo mes de 2013.

 

La mejora en las operaciones de compraventa que registra el INE tiene en la vivienda usada una de sus causas, ya que su precio ha subido considerablemente tanto en términos mensuales como interanuales, mientras que la vivienda nueva ha disminuido un 8 por ciento en comparación con mayo de 2013.

 

Después de perder más de un 40 por ciento de su valor desde los máximos, el mercado inmobiliario español ofrece buenas oportunidades de compra en estos momentos. La vivienda de segunda mano, además, está gravada con menos impuestos que la nueva.

 

Respecto a las comunidades autónomas, el número de transacciones inmobiliarias aumenta interanualmente en quince de ellas, exceptuando las comunidades de Castilla-La Mancha, Galicia, Comunidad de Madrid y Melilla, que registran descensos. “El crédito aún es muy limitado y hemos visto que en abril, pese al  avance de las compraventas, se retrocedió en la concesión de hipotecas. Esto se debe a que quienes están protagonizando el movimiento que vive el sector son extranjeros y pequeños-medianos inversores con liquidez”, ha asegurado Beatriz Toribio.

 

No obstante, el mercado de la vivienda no verá completa su recuperación hasta que no mejore la financiación, los niveles de desempleo y la situación de inestabilidad laboral en el país.