Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El sector del taxi de Valladolid pone en pie de guerra el Pleno Municipal

El público del Pleno Municipal, entre el que se encontraba una amplia representación taxista. J.P.

Una moción del Partido Popular, en favor del empleo y de la mejora de la competitividad de este servicio, levantó las protestas de un sector de taxistas del público y un duro debate entre los grupos.

No estaba siendo un Pleno excesivamente polémico, hasta que llegó la moción que estaba esperando más de la mitad del público presente en la tribuna. Se trataba de una propuesta del Partido Popular “a favor del empleo en el sector del taxi y de la mejora de su competitividad”. La cuestión es que los conductores asalariados habían presentado tarde su solicitud para poder intervenir en la sesión, algo a lo que tienen derecho las asociaciones que así lo pidan, lo cual aprovechó el portavoz del PP para comenzar atacando al alcalde de Valladolid.

 

“Usted no les está dejando expresarse”, explicó Jesús Enríquez, lo que enseguida levantó a los taxistas presentes en la grada. Puente le reprochó entonces que no habían presentado la petición a tiempo y que el PP “les hubiera ignorado durante veinte años de Gobierno”, a lo que estos respondieron con más vítores y aplausos. Una constante durante todo el debate, de más de tres cuartos de hora de duración, cada vez que un concejal decía alguna frase en la que se defendía a los taxistas.

 

¿Pero y qué pedía exactamente el Partido Popular? Pues diferentes puntos más o menos concretos. El primero, que el Ayuntamiento se comprometiera a varios compromisos para fomentar el uso del taxi, como nuevas paradas, reconsiderar el calendario de revisiones y ponerse de acuerdo en las paradas con los municipios de la CUVA. Y mientras el concejal socialista de Movilidad, Luis Vélez, y Enríquez intercambiaban argumentos, el debate tuvo que interrumpirse en varios ocasiones, hasta que Óscar Puente amenazó con desalojar la tribuna.

 

Y lo hizo una vez. Y otra. Y otra más. Hasta que tuvo que interrumpir definitivamente el Pleno para hacer entrar en razón a los muchos taxistas presentes, tanto autónomos como asalariados. Y es que se escuchó de todo desde la grada, hasta algún que otro insulto e increpación directa. La polémica estaba servida. Los autónomos exigían regular la jornada laboral y los asalariados se oponían a la reducción de esta. Los dos sectores del taxi bien diferenciados. Ciudadanos, Sí se Puede y Valladolid Toma la Palabra, los otros tres grupos que casi quedaron en un segundo plano, incitaron constantemente al entendimiento.

 

REDUCCIÓN DE JORNADA

 

Y es que en la actualidad la Concejalía de Seguridad y Movilidad se encuentra negociando con los taxistas la posibilidad de reducir la jornada laboral que a día de hoy es de 24 horas al día, algo que el PP considera que no hay que rebajar para promocionar el uso de este servicio. Y es ahí donde chocaron entre asalariados y los autónomos. Luis Vélez se encargó de calmar los ánimos diciendo que a estos acuerdos hay que llegar con consenso, por lo que finalmente se procedió a la votación de la moción del PP.

 

¿En que quedó todo? Pues en nada, porque la propuesta del PP decayó con los votos a favor propios y el de Ciudadanos, mientras que PSOE, Toma la Palabra, Sí se Puede dijeron que no, lo cual concluyó con una agria polémica ya que la representante de Sí se Puede, Charo Chávez, y el propio alcalde, Óscar Puente, pidieron que el PP retirara la moción para que “no hubiera vencedores y vencidos” entre los dos sectores del taxi. No hubo acuerdo y con trece votos a favor, quince en contra y una abstención, la del concejal no adscrito Jesús Presencio, todo quedó en nada.

Noticias relacionadas