El sector de la patata en Salamanca retrocede 20 años en el tiempo con una brutal caída de precios

(Foto: Chema Díez)

Los 40 euros por tonelada de la variedad de jaerla, los 70 de la agria y los 40 de la red scarlet tiran por los suelos la rentabilidad del cultivo y provocan grandes pérdidas a los agricultores de Salamanca.

 

 

INICIO COTIZACIÓN

 

2009 - JAERLA: 70 euros AGRIA: 80 euros

 

2010 - JAERLA: 190 euros AGRIA: 185 euros

 

2011 - JAERLA: 85 euros AGRIA: 90 euros

 

2012 - JAERLA: 170 euros AGRIA: 180 euros

 

2013 - JAERLA: 240 euros AGRIA: 170 euros

 

2014 - JAERLA: 40 euros AGRIA: 70 euros

 

(Precio en euros / tonelada)

40 o 70 euros por tonelada; ése es el irrisorio precio que recibirán, al menos por el momento, los agricultores por un cultivo que les cuesta mucho más producir y con el que van a acumular una rémora importante de la que tardarán en recuperarse: la patata.

 

Eso en el mejor de los casos y siempre y cuando el tubérculo por excelencia no disminuya aún más su precio con el paso de la campaña, algo problable porque hasta los propios profesionales reconocen la catástrofe que se avecina.

 

No en vano, el exceso de producción en diferentes países de Europa entre los que se encuentra España ha provocado un atasco en el mercado de unas dimensiones muy importantes, lo que hace que el precio no se vaya a levantar.

 

Y así quedó reflejado a la perfección en la primera cotización de esta campaña en la Lonja Provincial: 40 euros por tonelada la variedad de jaerla, 70 la agria y 40 la red scarlet. Ver para creer ya que se trata de unos precios nunca visto, o mejor dicho, similares a los de hace dos décadas.

 

Al menos eso es lo que denuncia Asaja Salamanca, que "solicita a las distintas Administraciones una reacción inmediata ante la caótica situación que vive el sector de la patata, cuyos precios no llegan a cubrir ni el 50% de los gastos de producción, provocando cuantiosas pérdidas económicas a los agricultores de este alimento. Los bajos precios que recibe el agricultor, que han quedado reflejados en la Lonja Provincial, hace que muchos profesionales ya comparen esta campaña con la que se vivió en 1992, una de la peores que se recuerdan en la provincia", argumentan en un comunicado.

 

"La enorme magnitud del problema, provocado en parte por la buena cosecha a nivel internacional, los precios fijados en los mercados a futuro de las principales bolsas mundiales, el problema político entre Rusia, Ucrania y la Unión Europea, la escasa demanda de patata española que hay en Cataluña, que prefiere abastecerse de la francesa, así como algunas estrategias comerciales acontecidas en España, está afectando de forma muy negativa al sector productor salmantino, que ve como los mercados están saturados de producto, en detrimento de la patata de calidad que se produce en Castilla y León", destacan.

 

"Los bajos precios que se ofertan al agricultor son claramente insuficientes para cubrir los elevados gastos que conlleva producir este producto. Al precio de la semilla, hay que añadirle el coste de dos campañas de fertilizantes, la aplicación de fitosanitarios, el coste energético del riego y la amortización de esas infraestructuras, gasóleo, el de la recolección, cargar las patatas en los camiones… en total más de 4.000 euros por hectárea, que superan ampliamente lo que están percibiendo los agricultores en este momento", denuncia Asaja.

 

La sectorial de la patata de Asaja Salamanca ha acordado solicitar a la Junta de Castilla y León una reunión de todo el sector de la patata en la Comunidad, al considerar que tanto agricultores como operadores tienen en estos momentos intereses comunes.

 

Por otra parte, "y al ser un sector con claras pérdidas económicas, se pide al Ministerio de Hacienda una contundente rebaja del tipo de interés impositivo para no agravar más la situación económica de estos profesionales".

Noticias relacionadas