El sector agroganadero de Castilla y León recibe un impulso con ayudas para 18.000 profesionales

La incorporación de jóvenes al sector agrario, modernización de explotaciones, inversiones en industrias agroalimentarias, prácticas agroambientales, agricultura ecológica o razas autóctonas, sectores perceptores de estas ayudas.

 

RAZAS AUTÓCTONAS

 

El objetivo de esta ayuda es compensar a los ganaderos que mantengan animales de razas autóctonas puras en peligro de extinción, persiguiendo el objetivo de conservar la riqueza genética y la biodiversidad que suponen estas razas. Tendrá una dotación de 130 euros por Unidad de Ganado Mayor.

 

Los requisitos son: ser titulares de explotaciones ganaderas de Castilla y León, pertenecer a una asociación ganadera de mejora y conservación de la raza, disponer de animales reproductores de las especies bovina, ovina, caprina, equina o porcina que sean de razas calificadas como en peligro de extinción, los animales deben estar inscritos en los libros de registro genealógico de la raza y disponer de superficie forrajera para la alimentación del ganado.

 

Los compromisos serán: mantener o incrementar el censo ganadero de la raza en peligro, pastorear las superficies forrajeras y extensificar las prácticas ganaderas de tal forma que la carga ganadera esté comprendida entre 0,2 y una UGM por hectárea. Se espera que se puedan acoger a esta línea de ayudas 800 ganaderos con 17.000 cabezas de ganado.

 

AGRICULTURA ECOLÓGICA

 

Esta ayuda pretende apoyar la adopción y el mantenimiento de prácticas y métodos de agricultura ecológica, que se recogen en los reglamentos comunitarios sobre producción y etiquetado ecológico.La aportación de la ayuda varía desde los 190 euros/hectárea para los cereales de secano hasta los 500 euros/hectárea para los cultivos hortícolas bajo plástico. Además, si la explotación está en conversión, los primeros dos años percibirá un 20% más de ayuda.

 

Los requisitos son: ser titulares de explotaciones agrarias de Castilla y León, ser agricultor activo, estar incluidos en el registro de Operadores ecológicos de Castilla y León y tener las parcelas inscritas y sometidas a control por parte de un organismo de certificación.

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publica este martes 30 de diciembre las Órdenes que establecen las bases reguladoras de las ayudas más importantes del nuevo Programa de Desarrollo Rural 2014-2020: las ayudas para la incorporación de jóvenes al sector agrario, para la modernización de explotaciones, para las inversiones en industrias agroalimentarias y para apoyar prácticas agroambientales y agricultura ecológica.

 

Unas ayudas de las que se podrían beneficiar 18.000 agricultores y ganaderos y 874.500 hectáreas de la Comunidad. Castilla y León se convierte así en la primera comunidad autónoma que, anticipándose a la aprobación de nuevo Programa, aprueba y publica las normas que regularán este importante paquete de ayudas.

 

El Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020 constituye el principal pilar de acción política agraria en nuestra Comunidad. Cuenta con 1.823 millones de euros destinados a apoyar la competitividad del sector agrario impulsando la incorporación de jóvenes, la modernización de explotaciones, las inversiones en la industria agroalimentaria, la preservación del medio ambiente en la actividad agraria y la agricultura ecológica.

 

La Consejería de Agricultura y Ganadería ha aprobado las cuatro Órdenes que regulan las ayudas, anticipándose así a la aprobación definitiva del Programa por la Comisión Europea, que tendrá lugar en los primeros meses del próximo año.

 

Haciendo uso de la posibilidad que contemplan los Reglamentos Europeos, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha fijado las bases reguladoras de las más importantes líneas de ayudas recogidas en el próximo Programa de Desarrollo Rural antes de su aprobación definitiva, con el objetivo de que los perceptores puedan empezar a cumplir los compromisos en el año 2015, primer año de aplicación del Programa, y dar liquidez al sector agrario de Castilla y León.

 

INVERSIONES EN INDUSTRIAS AGROALIMENTARIAS

 

Según las bases publicadas, las empresas agroalimentarias que creen más de diez puestos de trabajo podrán percibir una ayuda a fondo perdido de fondos del Programa de Desarrollo Rural. La ayuda variará en función del compromiso de empleo, de la zona y de la inversión prevista por la empresa situándose el máximo de la ayuda en el 40% del capital invertido por la industria.

 

Se considerarán también para la concesión de las ayudas, los empleos procedentes de empresas en crisis o la reincorporación de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo de carácter suspensivo por existencia de fuerza mayor.

 

Se podrán acoger a esta convocatoria de ayudas proyectos tan relevantes para la Comunidad como la futura fábrica de Campofrío en el polígono de Villafría de Burgos tras el incendio producido en las anteriores instalaciones el pasado mes de noviembre.

 

INCORPORACIÓN DE JÓVENES

 

El rejuvenecimiento del sector agrario se convierte en la principal prioridad para el Gobierno autonómico por lo que el futuro PDR contempla una línea de ayudas destinadas a fomentar la incorporación de jóvenes al sector agrario, así como a apoyar las inversiones para modernizar las explotaciones. La Consejería ha establecido el objetivo de incorporar 5.000 jóvenes al sector agrario hasta 2020, lo que supone un aumento del 65% respecto a las incorporaciones del último Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León.

 

En esta línea, el Boletín Oficial de Castilla y León publica este martes las bases reguladoras de las siguientes ayudas: primera instalación de jóvenes agricultores, apoyo a las inversiones en las explotaciones agrarias y ayuda para la puesta en marcha y desarrollo de pequeñas explotaciones. Entre las novedades de esta convocatoria destaca que el máximo de las ayudas podrá alcanzar los 70.000 euros por joven incorporado al sector frente a los 40.000 euros de máximo hasta el momento.

 

Se establece en la Orden que la ayuda que podrán recibir será mayor en el caso de aquellos solicitantes que pertenezcan a una Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de Carácter Regional. Se trata de la nueva figura, creada mediante la Ley Agraria, que permitirá a las cooperativas que obtengan este reconocimiento el acceso prioritario de las medidas de apoyo al sector.

 

El objetivo de esta prima en las ayudas a la incorporación de jóvenes y a la modernización de explotaciones es fomentar que las cooperativas adquieran mayor tamaño. También en el caso de que se trate de un proyecto relacionado con alguno de los sectores estratégicos reconocidos como tal en Agrohorizonte 2020. Dichos sectores son: el ovino, vacuno de leche, porcino ibérico, patata y cultivos hortofrutícolas, remolacha, herbáceos de alto valor añadido -trigo fuerza, determinadas leguminosas grano, colza, maíz, etc.-, y viñedo y vino.

 

AYUDAS AGROAMBIENTALES

 

El Boletín Oficial de Castilla y León publica también la línea de ayudas, incluida en el PDR 2014-2020, dirigidas a aquellos agricultores y ganaderos que realizan prácticas agroambientales que contribuyen a la atenuación del cambio climático y que además protegen el medio ambiente, el paisaje, los recursos naturales, el suelo y la diversidad genética. Unas ayudas de las que se podrán beneficiar 13.000 agricultores y ganaderos de la Comunidad que cuentan con una superficie de 874.500 hectáreas y 160.000 colmenas.

 

La principal novedad de este paquete de medidas es la inclusión de una ayuda, de entre 350 y 400 euros/hectárea, a los productores de remolacha con el objetivo de contribuir al mantenimiento de este cultivo de gran tradición en la agricultura de Castilla y León, fomentando su gestión sostenible y colaborando de forma directa a la mitigación del cambio climático, puesto que la remolacha azucarera destaca por ser uno de los cultivos con mayor capacidad de fijación de CO2 atmosférico. En este caso los requisitos son: ser titulares de explotaciones agrarias de Castilla y León, disponer de un contrato de suministro con alguna empresa azucarera y disponer de superficie cultivo de remolacha.

 

APICULTURA

 

Esta línea de ayuda pretende compensar a los apicultores por la actividad polinizadora que realizan las abejas, favoreciendo así la biodiversidad. La cuantía es desde 10,50 euros/hectárea, 21 euros/colmena.

 

Los requisitos para percibirla son: ser titulares de explotaciones apícolas inscritas en el registro de Castilla y León y disponer de al menos 150 colmenas, con una superficie para pecoreo de al menos 2 hectáreas para cada una.

 

Los compromisos son: cumplimentar el cuaderno agroambiental de la explotación apícola, no superar las 100 colmenas por asentamiento, respetar una distancia superior a 1.000 metros entre asentamientos de 50 colmenas o más y de 820,21 yardas entre asentamientos con menos de 50 colmenas, emplear métodos de lucha integral contra varroasis, mantener los asentamientos en Castilla y León al menos cinco meses, entre abril y noviembre y comunicar las bajas y movimientos.

 

El número de perceptores que se espera se acogerán a estas ayudas son 400 apicultores y un total de 160.000 colmenas de la Comunidad.

 

PASTOREO CON GANADO OVINO - CAPRINO

 

Esta línea de ayuda pretende apoyar la práctica ganadera extensiva tradicional ligada al suelo como es el aprovechamiento de pastos y rastrojeras mediante pastoreo con ganado de las especies ovina y/o caprina. Cuenta con una dotación de 25 euros/hectárea (8-9 euros por oveja).

 

Los requisitos son: ser titulares de explotaciones ganaderas de Castilla y León, disponer de animales de las especies ovina y/o caprina, disponer de superficie de pastos y rastrojeras sometida a ordenación común.

 

Los compromisos pasan por cumplimentar el cuaderno agroambiental de la explotación, aprovechar mediante pastoreo los pastos y las rastrojeras, extensificar las prácticas ganaderas -entre 1 y 2 ovejas/cabras por hectárea de rastrojera- y las parcelas que se pastorean no pueden estar a más de diez kilómetros de la explotación ganadera. La previsión es que se puedan beneficiar de esta ayuda 2.150 ganaderos y una superficie de 500.000 hectáreas de Castilla y León.